La señal que dió ayer la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, al manifestar que la suba de tasas será gradual; sumada a los datos de comercio exterior de junio, ayudaron al alza.

Las acciones chinas subieron y el índice de valores principales cerró en un máximo de 18 meses, gracias a unos sólidos datos comerciales y la señal de la presidenta de la Reserva Federal de Estados Unidos, Janet Yellen, de que adoptará un enfoque paciente en la fase actual de ajuste de tasas.

El referencial CSI300 de las principales acciones que cotizan en Shanghái y Shenzhen subió un 0,8%, a 3.686,92 puntos, mientras que el índice compuesto de Shanghái ganó un 0,6%, a 3.218,16 unidades.

El mejor desempeño comercial de China en junio reforzó la confianza del mercado. Las exportaciones subieron un 11,3% el mes pasado, mientras que las importaciones crecieron 17,2%, lo que sugiere que la economía se mantiene bien gracias a una demanda global más sólida.

“Las cifras optimistas de hoy apuntan a una fuerte demanda externa de bienes chinos, así como a una demanda interna bastante resistente”, dijo Julian Evans-Pritchard, economista para China en Capital Economics.

“Mirando hacia el futuro, las exportaciones deben seguir teniendo un buen desempeño, dada la perspectiva relativamente positiva para los principales socios comerciales de China”, agregó.

Por su parte, la Bolsa de Valores de Tokio cerró sus operaciones con un alza de 1,43 puntos, (0,01%), hasta situarse en los 20.099,81. A su vez, el segundo indicador, el Topix que reúne todos los valores de la Primera Sección, perdió 0,23 puntos, también un 0,01 %, hasta las 1.619,11 unidades.