La mayor intervención busca desalentar la llegada de capitales golondrina

Federico Sturzenegger admitió ayer que el Central  ya compró 2000 millones de dólares para sumar a sus reservas desde que anunció que vuelve a tener como objetivo incrementarlas, lo que hará de manera progresiva para no tener que estar liberando una cantidad de pesos que complique el resto de sus metas.

La cifra virtualmente duplica la cantidad que la entidad declara como incorporada a ese activo dado que lleva 11 ruedas informando que adquirió US$ 100 millones. Pero confirma las previsiones con que ya se manejaban los operadores, quienes venían advirtiendo en los últimos días que la intervención oficial era mayor que la admitida.

“Hemos comprado US$ 2000 millones desde el anuncio hasta acá como parte de ese programa y no tenemos previsto discontinuar esa actividad”, indicó Sturzenegger tras ser consultado si las compras podrían suspenderse para evitar la emisión de pesos que suponen como contraparte.

Más notas para entender este tema
Aunque el mercado lo pone en duda, Sturzenegger ratificó la meta del 17% de inflación

“Fuimos muy cuidadosos para no marcar precio. Son operaciones que les encargamos a los bancos públicos y con cifras regulares para evitar oscilaciones en la cotización porque el objetivo es sumar reservas”, insistió.

¿Fin de la “bicicleta”?

El refuerzo que dio la actividad oficial a la demanda local de divisas consiguió poner fin, hasta aquí, al proceso de excesiva apreciación que mostraba el peso.

Básicamente porque al tender a fortalecer el tipo de cambio ayudó a desalentar el ingreso de divisas para apostar a las altas tasas de interés. “Los números de mayo van a mostrar que se detuvo el ingreso de dólares con este fin”, destacó ayer el director del BCRA Demián Reidel (que acompañó junto al vicepresidente, Lucas Llach, a Sturzenegger en su presentación), para destacar que se acabaron las condiciones para la denominada bicicleta financiera.

Por lo pronto, el dólar confirmó ayer su tendencia a la recuperación en la plaza local que, esta vez, se movió en línea con el resto de la región. La divisa cerró a $ 15,61 para la venta en negocios mayoristas, es decir, con un alza de tres centavos respecto de la sesión previa en un mercado con actividad más acotada (US$ 561 millones contra los US$ 806 millones de anteayer). A su vez, el minorista avanzó de $ 15,89 a 15,90 para alcanzar un máximo en casi dos meses.

Ver “La otra cara de la bicicleta financiera