La actividad económica global se debería fortalecer en la segunda mitad de este año y acelerarse en 2015, aunque el impulso podría ser más débil a lo esperado, dijo la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Christine Lagarde indicó además un leve recorte en los pronósticos de crecimiento del FMI.

Señaló dijo que las políticas acomodaticias de los bancos centrales podrían tener un impacto limitado sobre la demanda y que los países también deberían impulsar el crecimiento con inversiones en infraestructura, educación y sanidad, siempre que su deuda siga siendo sostenible.

La actualización de las previsiones del FMI, que se espera para este mismo mes, serán “levemente diferentes” a las publicadas en abril, dijo. En abril, el FMI estimó que la producción global crecería un 3,6% en el 2014 y un 3,9% en el 2015, reseñó Reuters.

“La actividad global está aumentando, pero el ritmo podría ser menos fuerte de lo que habíamos esperado debido a que el potencial de crecimiento es más débil y la inversión (…) sigue siendo tenue”, declaró en una conferencia económica en el sur de Francia.

Lagarde estimó que el crecimiento en China este año sería de entre el 7 y el 7,5%.

La funcionaria prometió más inversión pública y dijo que el “déficit en inversiones” tanto en el sector público como en el privado estaba arrastrando al crecimiento en muchos países.

“Pese a las muchas respuestas a la crisis (…) la recuperación es modesta, trabajosa, frágil y las medidas para impulsar la demanda, pese a la buena voluntad de los bancos centrales, encontrará sus límites”.

“Por lo tanto, debemos dar pasos para fortalecer los esfuerzos por el crecimiento”, dijo Lagarde.