Shanghai cerró con una baja de 7,63% y Shenzhen, de 7,09%; el Banco Popular de China rebajó un cuarto de punto los tipos de interés; las principales plazas del resto del mundo abrieron en alza

SHANGHAI / LONDRES.- Los mercados chinos continuaron en pánico y los de Europa dieron un respiro hoy después del lunes negro en las bolsas mundiales, que registró el peor derrumbe desde 2008. La bolsa de Shanghai se desplomó hoy más de 7%, después de su hundirse ayer 8,5%, mientras que las principales plazas europeas abrieron la sesión al alza.

El índice Shnghai, el principal en China, cayó 7,63%, es decir, 244,94 puntos, hasta 2.964,97 puntos. Por su lado, la bolsa de Shenzhen perdió 7,09%, hasta 1.749,07 puntos.

Este nivel de puntos de la Bolsa de Shanghai es el más bajo desde el 15 de diciembre del año pasado. El índice de los principales valores quedó, además, por debajo del nivel simbólico de 3000 puntos.

Las empresas de energía lideraron las caídas: PetroChina se desplomó el 10% de límite diario, hasta los 8,56 yuanes, al igual que Sinopec, que acabó en 4,49 yuanes.

También se registraron caídas entre bancos de peso, como el gigante ICBC, que se desplomó un 5,12% a 3,89 yuanes, o Bank of China, que cerró con un 8,16% menos de valor, en 3,49 yuanes.

Ayer, los valores de Shanghai habían perdido un 8,49%, arrastrando al resto de plazas mundiales ante los crecientes temores de que un enfriamiento de la segunda economía mundial pueda afectar al crecimiento global.

En medio del nerviosismo generalizado, el índice Nikkei en Torkio cerraba con una caída del 3,96%, el índice Hang Seng en Hong Kong cerró en positivo el 0,72% y Sidney subió un 2,7%.

REBAJA EN LOS TIPOS DE INTERÉS

Para frenar la crisis, el Banco Popular de China (el banco central) anunció hoy una rebaja de 0,25 puntos en los tipos de interés de los préstamos para dejarlo en un 4,6 % y de otros 0,25 puntos en los tipos de interés de los depósitos, que quedan en un 1,75 %.

Además, el banco central chino redujo en medio punto porcentual el coeficiente de caja de los bancos, en el segundo “doble recorte” (de tipos y coeficiente) que adopta en los últimos dos meses, después del anunciado el pasado 28 de junio.

Antes, el Banco Popular inyectó 150.000 millones de yuanes (unos 23.400 millones de dólares) en el sistema financiero del país para aumentar su liquidez y paliar los efectos de la devaluación del yuan, según explicó el organismo en un comunicado publicado por la agencia oficial Xinhua.

El ente emisor abrió una línea de financiación a los bancos chinos a través de acuerdos de recompra inversa (“repos”), por los que se venden valores condicionados a un compromiso para recomprarlos posteriormente, con un vencimiento a siete días y un interés de un 2,5 %.

Se trata de la mayor intervención del banco central chino en el sistema financiera con operaciones realizadas directamente en el mercado desde enero del año pasado, y supera a la inyección de 19.000 millones de dólares de la semana pasada.

El pasado 25 de junio el banco central rompió más de dos meses de sequía e inició una serie de inyecciones para asegurar que hubiera liquidez disponible.

EUROPA, EN ALZA

Mientras tanto, las principales bolsas europeas abrieron en alza. En Londres el índice FTSE de los 100 principales valores ganaba 1,49% y el CAC 40 de París 1,42%. En Fráncfort, el Dax de los 30 valores estrella progresaba 1,28% y en Madrid el Ibex 35, un 1,22%.

La Bolsa de Milán también comenzó la jornada en números verdes (+2,01%). En Suiza, el índice SMI de los 20 valores estrella progresaba 1,24% y en Rusia, la bolsa de Moscú subía 2,25%.

Los mercados europeos recuperaban así una pequeña parte del terreno perdido ayer, con caídas de alrededor del 5% ante la preocupación por economía china.

Además, el barril de crudo Brent para entrega en octubre abrió hoy al alza en el Intercontinental Exchange Futures (ICE) de Londres, al cotizar a 43,02 dólares, un 0,77% más que al cierre de la jornada anterior.

WALL STREET Y EL WTI

En la bolsa de Nueva York también hubo efecto rebote y hoy abrió con una fuerte alza, después de que Wall Street sufriera su mayor caída diaria en cuatro años.

El promedio industrial Dow Jones subía 272,12 puntos, o 1,71 por ciento, a 16.143,47 unidades, mientras que el índice S&P 500 sumaba 31,1 puntos, o 1,64 por ciento, a 1.924,31 unidades.

El Nasdaq composite avanzaba 150,18 puntos, o 3,32 por ciento, a 4.676,43 unidades.

También subía el precio del petróleo y volvía al equilibrio tras su caída de la víspera, aunque se mantenía por debajo del umbral de los 40 dólares por barril.

Hacia las 9 hora local, el precio del barril de “light sweet crude” (WTI) para entrega en octubre ganaba 1,39 dólares a 39,63 dólares en la Bolsa Mercantil de Nueva York, tras perder ayer más de dos dólares y alcanzar su nivel más bajo en seis años y medio.

EN BRASIL

El índice Ibovespa de la Bolsa de Sao Paulo comenzó la jornada con señales de recuperación y en las primeras operaciones avanzaba un 2,57 %, hasta los 45.474 puntos.

Con los 65 valores del Ibovespa en terreno positivo, los títulos de la petrolera estatal Petrobras se ponían en la vanguardia y así los preferenciales -los de mayor valor- subían un 4,90 % y los ordinarios -con derecho a voto- un 4,60 %.

En el tipo de cambio comercial brasileño, el real abrió al alza y en las primeras negociaciones se apreciaba un 0,87 % frente al dólar, divisa que era comprada a 3,522 reales y vendida a 3,524 reales.

QUÉ PASÓ

Ayer, la incertidumbre sobre el futuro de China y la fragilidad de las economías emergentes provocaron una ola de pánico en las principales bolsas mundiales, que sufrieron los derrumbes más espectaculares desde la crisis de 2008.

Este “lunes negro” se desencadenó como un torbellino por la hecatombe de la Bolsa de Shanghai, que perdió 8,5%.

Los mercados chinos, que totalizan una capitalización de seis billones de dólares (cifra que equivale a casi la mitad del PBI nacional), retrocedieron de esa forma al nivel que tenían en 2007. La Bolsa de Shanghai, que había ganado 150% en un año, perdió 40% desde junio.

Agencias AFP, AP y Reuters.