El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, informó hoy que en los próximos días se abrirán 20 nuevas casas de cambio y 11 nuevas estaciones de combustible que estarán ubicadas en las zonas fronterizas que el país petrolero comparte con Colombia y Brasil.

Durante una rueda de prensa con medios locales y extranjeros, el mandatario reiteró que actualmente están operativas 3 gasolineras y 8 casas de cambio y que estas han resultado “un éxito total y sin precedentes que genera una economía sana”.

“Vamos a llenar la frontera de casas de cambio (…) están estableciendo el valor real de todas las monedas en la frontera, de nuestro bolívar, que debe fortalecerse este año”, dijo Maduro desde el palacio presidencial de Miraflores.

El jefe de Estado también detalló que de las nuevas gasolineras dos se abrirán en el estado Apure (suroeste) -limítrofe con Colombia- y una en el puesto internacional de Santa Elena de Uairén en el estado Bolívar (sur) -limítrofe con Brasil-.

“Yo aspiro que el gobierno de Colombia evalúe con mayor objetividad, realismo y justicia todas las medidas positivas que he venido activando para el bienestar del pueblo de la frontera”, dijo Maduro sobre la negativa colombiana de permitir el paso de vehículos hacia Venezuela.

El mandatario venezolano pidió a su par colombiano, Juan Manuel Santos, levantar esta medida para que, según él, “más temprano que tarde el pueblo colombiano pueda echar la mejor gasolina, el mejor diesel, al mejor precio”.

Las tres gasolineras abiertas ofrecen el combustible en pesos colombianos y las primeras ocho casas de cambio comenzaron a funcionar el lunes a una tasa de 1 bolívar por cuatro pesos colombianos.

Estas medidas, dijo hoy Maduro, forman parte de un plan antiinflacionario que incluye “pulverizar” el valor del llamado dólar negro y pretende bajar el índice de inflación, que cerró 2015 en 180,9 % y se estima en 2016 muy por encima de esa cifra.