En el debut del nuevo sistema de flotación del tipo de cambio, el dólar se disparó a 170 bolívares en el mercado legal y llegó a 190 en el marginal. La medida podría acelerar la ya elevada inflación del 64 por ciento anual. Se trata de una devaluación encubierta ?
Apostar a un arreglo: cuánto se puede ganar si se compran bonos y se resuelve el problema con holdout Según The Guardian, Obama le tiene “mucho miedo” a Paul Singer

En el debut de un nuevo sistema de libre flotación del tipo de cambio en Venezuela el bolívar se devaluó un 69 por ciento.

El dólar se disparó a 170 bolívares en promedio en el primer día de operaciones del sistema marginal de divisas (Simadi), según reportó el Banco Central de Venezuela.
A pesar de todo, la tasa de cambio promedio de las operaciones del Simadi fue menor a los 190 bolívares que se pagan por cada dólar en el mercado negro, según el sitio Dolartoday.com.
El nuevo mecanismo flexibiliza el rígido control de cambios que mantiene el país desde hace más de una década y reemplaza al Sicad 2, que asignaba a diario dólares a una tasa de cambio de alrededor de 52 bolívares por billete verde.
El flamante sistema fija la tasa de cambio “libremente” por la oferta y la demanda a través de casas de bolsa y bancos, según las normas aprobadas el miércoles.
Ahora Venezuela tiene tres tasas de cambio: una tasa fija preferencial de 6,3 bolívares por dólar, otra tasa para importaciones que inicia en 12 bolívares por dólar pero puede ir subiendo de forma progresiva; y el dólar libre del Simadi.
Venezuela no permitía la libre venta de dólares entre privados desde que el fallecido presidente Hugo Chávez prohibió un mercado operado por casas de bolsa.
Esta medida, que forma parte de los esfuerzos del presidente Nicolás Maduro por apuntalar las arcas de la nación en medio del desplome de los precios del crudo, parece ser una devaluación encubierta del gobierno bolivariano.
Si bien el mandatario busca con esta política guardar un poco más de las divisas que ingresan al Estado, cuyo flujo se ha reducido un 60%, en medio de las preocupaciones de un posible incumplimiento en el pago de su deuda externa, la medida podría jugarle en contra en la economía interna.
Es que podría acelerar la ya elevada inflación del 64% anual, en medio de una recesión y la escasez de medicinas y alimentos que vive el país petrolero desde el año pasado.