En lo que va del año el dólar negro subió un 260%. La moneda venezolana apenas vale un 1% de lo que dice el tipo de cambio oficial. Las razones: una expansión monetaria desenfrenada, el desplome de las reservas y la incertidumbre

El dólar en el mercado negro de Venezuela rebasó este jueves la barrera de los 600 bolívares tras aumentar 23% en menos de una semana, superando 97 veces la tasa oficial más baja en el control de cambio que el Gobierno asigna exclusivamente para alimentos y medicinas.

De acuerdo con la web Dolar Today -fuertemente criticada por el Gobierno y que ha sido bloqueada por autoridades para impedir que sea vista desde direcciones IP venezolanas- la divisa estadounidense alcanzó los 616,46 bolívares, mientras que el tipo de cambio oficial para importar la mayoría de los alimentos y medicinas es de 6,30 bolívares.

En lo que va de 2015, el dólar paralelo subió 260%, ya que al iniciar el año cotizaba 173 bolívares. Una expansión monetaria desenfrenada y el desplome de las reservas internacionales, además de los factores especulativos por la incertidumbre, están detrás de esta escalada según los expertos.

Venezuela, altamente dependiente de las importaciones, sufre una sequía de divisas desde finales de 2012, agravada por la caída de los precios de petróleo de donde proviene el 96% de divisas del país.

Esto ha reducido al menos un tercio la cantidad de dólares disponibles este año para importar materias primas y productos esenciales, como alimentos, medicinas o bienes de cuidado personal.

La menor entrega de divisas por parte del gobierno venezolano ha provocado deudas comerciales de miles de millones de dólares con proveedores internacionales y ha incidido en una escasez de al menos dos tercios de los rubros básicos, con una inflación de 56,2% en 2013 y 68,5% en 2014, según datos oficiales.

El último informe del índice de precios data de 2014 y este año no han sido entregadas cifras del aumento del costo de vida.

El presidente socialista Nicolás Maduro, que enfrentará elecciones legislativas el próximo 6 de diciembre y que ha denunciado una “guerra económica” en su contra por parte de quienes califica como “de derecha” e “imperialistas”, aseguró hasta el cansancio que no devaluaría la moneda en ningún caso.

De todas formas, desde entonces, el gobierno, manteniendo el rígido control de cambios que existe desde 2003 y la no convertibilidad del bolívar, creó tasas alternativas que implicaron devaluaciones encubiertas.

Sin embargo, la falta de información sobre los volúmenes operados en los tipos de cambio alternativos impide ponderar la tasa de cambio promedio.

“NO HAY UN SOLO INDICADOR QUE APUNTE A QUE EL DÓLAR PUEDE BAJAR DE PRECIO”

La web Dolar Today, la mayor referencia para el mercado negro venezolano de divisas basa su tasa en operaciones que se realizan en la ciudad colombiana de Cúcuta, en la frontera con Venezuela.

En este mercado negro o “paralelo”, el precio de la moneda estadounidense subió 104% frente al bolívar en menos de dos meses. Desde julio de 2014, cuando cotizaba a 79 bolívares, aumentó 780 por ciento.

Maduro, heredero político del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013), lanzó el pasado 19 de febrero un nuevo esquema cambiario denominado Sistema Marginal de Divisas (Simadi), que “derrotaría” al mercado negro y que permite por primera vez en 12 años transar dólares de manera libre, aunque en cantidades limitadas y tras un proceso burocrático.

El Simadi, que arrancó con una cotización de 172 bolívares por dólar, cerró este miércoles a 199,81 bolívares, según el Banco Central.

Reservas en caída

Las reservas venezolanas se ubicaron el miércoles en 15.822 millones de dólares, lo que supone una caída de más de mil millones en un mes, ya que el 8 de junio sumaban 16.867 millones.

El 1° de enero, las reservas eran de 6.000 millones de dólares adicionales, ya que rozaban los 22.080 millones. Al mismo tiempo, la expansión monetaria es calculada por especialistas en un 81% anual, según escribió este jueves en una columna periodística José Guerra, un ex directivo del Banco Central y candidato a diputado opositor.

“No hay un solo indicador que apunte a que el dólar puede bajar de precio”, señaló en el diario El Nacional.