Se dispara el precio del dólar . El billete verde en sus versiones blue, MEP y contado con liqui, siguen escalando. En este contexto, inversores analizan variables determinantes

La escalada del precio del dólar en los mercados paralelos contrasta con el ritmo más lento al que se deprecia el tipo de cambio oficial. Esa dinámica se combina con la crisis de la deuda y el golpe económico que significa el coronavirus para todos los países emergentes.

“Hay demasiados puntos que no se pueden clarificar en el panorama económico, productivo, monetario y cambiario… y todo eso alimenta la demanda de un activo que es considerado seguro en la historia argentina”, afirmó Martín Kalos, director de Epyca Consultores en referencia a la sed de dólares.

El arreglo con los bonistas suma incertidumbre al mercado local. “No se sabe si el 22 de mayo llegan a acordar con los acreedores o si deciden pagar intereses para ganar más tiempo, lo que presiona una dolarización precautoria”, indicó Mariela Díaz Romero, economista senior de Econviews.

Con el telón de fondo del canje de deuda, en el mercado siguen de cerca 5 variables que pueden afectar al dólar:

1. Brecha cambiaria creciente: impacto en el dólar

Mientras el precio del dólar oficial avanza 11% en lo que va del año, los tipos de cambio bursátiles se mueven a un ritmo cercano al 65%. Pese a los intentos por limitar la suba del dólar Mep y el contado con liquidación, la brecha continúa ampliándose y está hoy en torno al 75%, con un dólar oficial en la zona de $69 y los tipos de cambio bursátiles en torno a los $120. Un proceso similar se da respecto del dólar blue, que se mantiene alrededor los $125 en las últimas ruedas.

Según Consultatio, la brecha cambiaria preocupa tanto por su dinámica como por su nivel. “Resulta muy difícil para una economía funcionar con un tipo de cambio comercial tan desfasado del tipo de cambio libre”, afirmaron.

Entre los riesgos más importantes de la brecha cambiaria amplia, Consultatio destacó las implicancias sobre la cuenta corriente, debido a que estimula la subfacturación de exportaciones y sobrefacturación de importaciones.

También alertó sobre el impacto que podría llegar a tener en los precios una brecha tan alta, aunque creen que por ahora el efecto es bajo pero se podría complicar si se mantiene en estos niveles.

2. Más pesos en la calle y su impacto en el precio del dólar

En los últimos meses, el Banco Central (BCRA) viene inyectando gran cantidad de pesos a la economía, debido a las medidas para mitigar la crisis provocada por el freno que la cuarentena impuso a la actividad económica.

“La tasa de expansión monetaria se aceleró a medida que el BCRA fue emitiendo pesos para financiar al Tesoro, pero la tasa de devaluación no acompañó”, recordó SBS.

Y relacionó ese fenómeno con la ampliación de la brecha cambiaria: “Esta inconsistencia presiona sobre el mercado cambiario a través de dos vías. Por un lado, aprecia el tipo de cambio real, desincentivando las exportaciones e impulsando la demanda de dólares para atesoramiento y/o importaciones. Por otra parte, crece la brecha entre el tipo de cambio mayorista y el implícito en los activos financieros ya que este último captura más plenamente la expansión monetaria”.

En Portfolio Personal Inversiones (PPI), por su parte, ven que la dinámica de este mes también será expansiva. “De acuerdo a la proyección monetaria que realizamos, mayo presentaría un exceso entre la emisión bruta ($260.000 millones) y la demanda de base monetaria ($134.000 millones), que deja un desequilibrio ($126.000 millones, o un 5% de exceso de base monetaria) que debería absorberse con nuevos pases”, escribieron los analistas en un informe.

Sin embargo, la salida no está muy clara. Según PPI, el BCRA tendrá que elegir entre subir la tasa de Leliq o el porcentaje de pases para esterilizar o no hacerlo y generar una mayor inflación en los próximos meses.

3. Tasas negativas: así influye en el dólar
La gran cantidad de pesos que se volcaron a la calle en los últimos meses presionan al tipo de cambio, en parte, porque las tasas en pesos son negativas en términos reales. Así, los que reciben pesos prefieren desprenderse rápidamente de ellos y buscan cambiarlos por dólares.

“El nivel de tasa de interés real también representa un problema, ya que, bajo ciertos supuestos podríamos decir que está en niveles inferiores que en el de otros períodos pre devaluaciones”, alertó Consultatio, que calificó a la política cambiaria de la cuarentena como “un tipo de cambio fijo que ajusta gradualmente, pero que no es para nada flexible”.

El BCRA también tomó medidas que buscan revitalizar el ahorro en moneda local, tales como la tasa mínima para plazos fijos de hasta $4 millones y la creación de los depósitos UVA precancelables.

Pese a ello, Martín Kalos coincidió en que el retorno de los pesos no le gana a la inflación. “La emisión monetaria genera liquidez y esos pesos extra pueden ir a cualquier tipo de activo. El correlato es que el costo de oportunidad de comprar dólares es bajo porque la tasa de interés en pesos está muy baja. En términos reales, es negativa en forma importante. Entonces, obviamente, el activo seguro y más conservador en medio de una crisis, sin la competencia de una tasa de interés significativa y positiva, es el dólar. Ahí se explica buena parte de la demanda por divisas”, apuntó.

4. Bajan las reservas, pese al cepo
Aunque el súper cepo que sólo permite comprar u$s200 mensuales cumple en mayo 6 meses de vigencia, las reservas del BCRA continúan en baja. Desde marzo, las arcas del organismo perdieron u$s1380 millones.

De ese total, u$s320 millones se vendieron en el mercado cambiario. “El BCRA sigue vendiendo dólares a pesar de que nos encontramos en medio de la cosecha gruesa y se endurecieron los controles”, apuntó SBS.

Sobre ese punto, Mariela Díaz Romero señaló: “En los últimos días el tipo de cambio oficial se movió más rápido, pero de todos modos el Central sigue vendiendo reservas. El problema es que se quiere sostener al tipo de cambio como un ancla nominal, además de los acuerdos de precios y atraso tarifario, pero cada vez la estrategia resulta más costosa”.

Y concluyó: “El BCRA no puede vender reservas todos los días. Para evitar un salto abrupto del tipo de cambio debería aumentar el ritmo de depreciación del oficial. Con el tema de los dólares financieros, se está tratando de frenarlos vía regulación, pero el efecto es muy de corto plazo”.

En la misma línea, Consultatio manifestó que la dinámica y el nivel de las reservas son una preocupación. “En el mes de abril, el BCRA tuvo que vender al sector privado poco más de u$s 500 millones, lo que se compara con un promedio de compra de u$s 950 millones (excluyendo el año 2018, impactado por la sequía)”, sostuvo la firma. Y alertó sobre el nivel de reservas netas, que hoy está debajo de los u$s8.000 millones.

5. El dólar se hace fuerte en Brasil
La devaluación del real brasileño pone una presión adicional sobre el tipo de cambio argentino. La moneda del principal socio comercial de Argentina se depreció un 48% en el año. Como el peso avanza lentamente en el mercado oficial, se deterioran los términos de intercambio con ese país.

Así lo señaló Ecolatina en un informe: “Producto del tibio avance del peso argentino y de la mayor inflación relativa de nuestro país, el tipo de cambio real bilateral con Brasil retrocedió casi 30% en el primer cuatrimestre del 2020”.

La consultora explicó que hay expectativas de una apreciación del real hacia fin de año ーse espera que termine en torno a 4,8 por dólar frente a los 5,9 que cotiza hoyー pero afirmó que la pérdida de competitividad argentina no se revertiría en el corto plazo.

El real se devaluó un 48% en lo que va del año mientras que el peso solo avanzó 11%
Díaz Romero también destacó ese punto: “La apreciación del tipo de cambio real oficial ya es del 11% en lo que va del año, y contra Brasil llega al 30%”.

Sin embargo, la economista reconoció que el BCRA no puede actuar sobre la situación internacional pero recalcó que sí tiene alternativas para intervenir en el espectro doméstico. “La dinámica cambiaria de todo el año va a estar influenciada por la emisión monetaria, pero el BCRA puede actuar sobre eso. Sus herramientas son la tasa de interés, la posibilidad de esterilizar y las reservas netas positivas”, detalló.