La compra de dólares por parte de particulares ascendió a US$ 1.000 millones durante marzo, un 60% menos que en igual mes del año pasado, por las menores adquisiciones para ahorro y turismo, informó el Banco Central.

Así lo indicó la entidad que dirige Guido Sandleris al dar a conocer el lunes su informe sobre Evolución del Mercado de Cambios y Balance Cambiario de marzo.

En su trabajo, el BCRA dio cuenta que como producto de las ventas, mayormente motorizadas por las empresas exportadoras, y las compras de particulares, empresas de energía y, en menor medida, de otras compañías, el resultado neto fue la de venta de US$ 540 millones.

El Banco Central no intervino debido a que la cotización osciló lejos de los extremos de la banda cambiaria pero sus reservas internacionales brutas disminuyeron en US$ 1.828 millones debido a las cancelaciones netas de títulos del Gobierno por US$ 800 millones y por los pagos de intereses a organismos internacionales por unos US$ 400 millones, entre otros movimientos. Con esto, las reservas internacionales finalizando marzo en US$ 66.187 millones.

Las empresas del sector real fueron vendedoras netas de moneda extranjera por unos US$ 1.000 millones. Dentro de ese grupo, el principal sector con oferta neta en términos históricos, oleaginosas y cereales, tuvo ventas netas por US$ 1.350 millones, con un descenso interanual de 19%, que podría explicarse por cancelación de obligaciones y/o formación de activos en el exterior.

Las otras empresas realizaron compras netas por US$ 330 millones. La diferencia respecto a las compras netas por US$ 2.100 millones de marzo de 2018 continuó siendo explicada por las menores importaciones observadas en los últimos meses.

Las personas compraron US$ 1.000 millones, de los cuales US$ 540 millones fueron comprados por clientes de los respectivos bancos.

“El descenso de 60% respecto a las compras por US$ 2.500 millones de marzo de 2018 puede explicarse por las menores compras de dólares para atesoramiento y para viajes al exterior”, explicó el informe.

Los Inversores institucionales y otros, tanto residentes como no residentes, efectuaron compras netas por alrededor de US$ 900 millones, mostrando una reversión respecto a las ventas netas observadas en marzo de 2018 por unos US$ 100 millones.

El martes pasado Sandleris anunció que los límites de la zona de no intervención en el mercado cambiario quedarán fijos hasta fin de año en $ 39,75 de la zona inferior y de $ 51,45 la superior, como medida complementaria para profundizar la lucha contra la inflación, con lo que la banda cambiaria será plana.

Según sus proyecciones, en lo que resta de 2019 podría haber una dolarización de US$ 7.000 millones más. Frente a ese eventual panorama, garantizó que “los dólares disponibles alcanzan y sobran”, al recordar que el Tesoro venderá U$S 9.600 millones, a través de subastas diarias de US$ 60 millones que arrancaron a mediados de abril.