El valor del dólar en Argentina favorece a los extranjeros que llegan de países limítrofes. La moneda perdió su valor frente a todas las monedas de la región y en ese sentido, el cruce de frontera para adquirir algunos productos deja niveles de ahorro importantes como para justificar el paso hacia la Argentina.

Un nuevo relevamiento de la consultora Focus Market realizó un relevamiento de precios de diferentes productos en Argentina y los países fronterizos: Uruguay, Brasil, Paraguay, Bolivia y Chile.

La metodología de análisis fue la siguiente: tomar los precios en la moneda local y convertirlo a precio dólar según la cotización respecto de la moneda de los respectivos países. Cuando se compara los precios de la yerba, azúcar y aceite, entre Argentina y Uruguay y se pasa el precio de los productos de moneda local a la cotización en cada país en dólares estadounidenses, la diferencia es de hasta un 470% en el caso de la azúcar.

«La moneda Argentina ha perdido su valor frente a todas las monedas de la región en su versión paralela por lo cual el cruce de frontera deja niveles de ahorro importantes como para justificar el paso de un país limítrofe hacia Argentina. Las brechas cambiarias también generan estas distorsiones. Los argentinos queremos que las liquidaciones de las exportaciones se den por el dólar oficial mayorista pero las importaciones hormigas de las habitantes de los países limítrofes se efectúan a la cotización del peso argentino frente al dólar en el mercado paralelo», señaló Damián Di Pace Director de la Consultora Focus Market.

Cuando se compara los precios del arroz, fideos y galletitas saladas, entre Argentina y Paraguay , pasando los precios de moneda local a dólares estadounidenses, la diferencia es de hasta un 279%, en el caso del paquete de galletitas saladas de la misma marca y tamaño. Y si comparamos los precios de la Leche larga vida, Gaseosa cola y Hamburguesa por dos unidades, entre Argentina y Brasil, la mayor diferencia con un 236% la encontramos en la Gaseosa cola, de la misma marca y tamaño.

«Para observar una brecha tan amplia tenemos que viajar al año 1976 donde la distancia entre el dólar oficial y el paralelo llegó a ser del 263%. Hoy con una brecha que supera el 140% todas las actividades económicas tanto de bienes o servicios comienzan a manifestar una variación y distorsión de precios absoluta. Por su parte como en solo un mes y medio la devaluación del peso frente al dólar fue del 60% y los precios no corrigieron aún en pesos ese movimiento frente al dólar en términos internacionales en la divisa norteamericana con países limítrofes que tiene ingresos en dólares hasta 4 veces más elevados Argentina es un regalo», agregó.

A continuación comparamos los precios del Café, Mermelada y Shampoo, entre Argentina y Bolivia, donde pasamos los precios locales a dólares estadounidenses, y la mayor diferencia con un 350% la encontramos en el café. A continuación comparamos los precios de la Harina de trigo, Detergente y Pañales para recién nacido, entre Argentina y Chile, y la mayor diferencia con un 385% la encontramos en el detergente, de la misma marca y tamaño.

«Un país que requiere exportar y conseguir divisas para cumplir con sus necesidades de importación y honrar el pago de sus deudas que en estos momento fueron postergadas hacia el futuro en solo 3 años ha pasado del sueño y plan de ser el supermercado del mundo vendiendo valor agregado en nuestras manufacturas de origen agropecuario a ser el supermercado importador hormiga de América Latina. Solo una distorsión macroeconómica muy grande puede lograr este efecto microeconómico en volumen por parte de los ciudadanos de países extranjeros», sumó.

«La distorsión es tan grande en nuestra economía local que si tomamos los precios en dólares de los bienes domésticos tenemos una inflación en dólares muy importante por retraso de la evolución del tipo de cambio oficial frente a la inflación. Sin embargo, si esa misma ecuación que es la que hacen los extranjeros tomamos los precios domésticos a la cotización del dólar paralelo nuestros bienes en términos de paridad de poder adquisitivo en términos comparativos a todos los países limítrofes de nuestra región frente a lo que pueden comprar con esa misma cantidad de dinero en sus propios países Argentina es un regalo», concluyó.