Luego de la batalla legal sobrevino la guerra mediática, pero los incentivos del gobierno argentino para llegar a un acuerdo con los fondos buitres sigue siendo elevado. Es que en el corto plazo, los vencimientos de la deuda en divisas hasta fines del mandato de Cristina Kirchner son altos y equivalen a poco menos del 40% de las reservas del Banco Central (BCRA), haciendo evidentes las dificultades de una transición sin crédito.

De acuerdo a datos provistos por la consultora que dirige Miguel Bein, los vencimientos de la deuda performing en dólares ascienden a u$s 10.769 millones hasta octubre del año que viene, y se elevarían a u$s 14.878 millones considerando un arreglo “exitoso” con los holdouts, en caso que el acuerdo delineado por el Gobierno conlleve las mismas condiciones que la solución Repsol.

Si bien el análisis de los perfiles de deuda alimenta la hipótesis de que la solvencia prima sobre la liquidez de corto plazo, si la Argentina logra acceder a los mercados de capitales. Según los cálculos del Estudio Bein & Asociados, tomando en cuenta el flujo de las reestructuraciones de deuda del Ciadi, Club de París y Repsol, sumado a un eventual flujo de arreglo con los holdouts considerando que no hay quitas sobre el valor total reclamado – incluyendo los u$s 15.000 millones que el gobierno argentino estima deberá afrontar si acuerda con los fondos – los vencimientos de deuda en los próximos cinco años se ubicarían en promedio en u$s 8.935 millones por año.

Sin embargo, la deuda tendría saltos en 2015 y 2017 a u$s 11.308 millones y u$s 12.700 millones respectivamente como consecuencia de la concentración de vencimientos del Boden 2015 (u$s 6.300 millones) y del Bonar6 y Global 2017 (u$s 6.721 millones). Por lo pronto, desde 2020 a 2024 los vencimientos en el mercado se reducirían considerablemente, para reflejar apenas los u$s 5.960 millones por año.

“Los montos resultan ciertamente elevados sin crédito y con el nivel actual de reservas””, apuntaron desde la consultora Bein, teniendo en cuenta que las arcas del Banco Central se ubican en torno a los u$s 29.600 millones.

Para Miguel Kiguel, socio Econviews, el grueso de los vencimientos importantes en el corto plazo se darán el próximo año, cuando el Gobierno deba hacer frente al pago del cupón del Boden 15, en la primera quincena de octubre de 2015. “”Tenemos más de un año para llegar a un acuerdo con los holdouts. En caso que esto ocurra, los flujos financieros deberían llegar rápido””, agregó Kiguel.