El titular de la Procelac, Carlos Gonella, reconoció que la nueva SIDE se utilizará para “fiscalizar y prevenir maniobras financieras” como la del contado con liqui

La Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac), a cargo del fiscal afín al Gobierno Carlos Gonella, pretende utilizar la nueva Agencia Federal de Inteligencia para evitar y prevenir la compra y venta de dólares por canales que son considerados “ilegales” por el Poder Ejecutivo.

Así lo manifestó el propio Gonella en un reportaje con el diario Clarín. “¿Los fiscales van a utilizar la Agencia Federal de Inteligencia para detectar operaciones de contado con liqui?”, preguntó la periodista Marcela Pagano. Y el fiscal contestó: “Si la Corte hace lugar a nuestro pedido, los fiscales vamos a utilizar el nuevo sistema de inteligencia para fiscalizar y prevenir estas maniobras financieras”.

El pedido al que alude Gonella se refiere a un recurso presentado ante la Corte Suprema de Justicia para que declare ilegal la compra de dólares a través de la operación conocida como “contado con liqui”.

La transacción consiste en comprar con pesos bonos nominados en dólares o acciones que cotizan fuera del país para su posterior venta en moneda estadounidense. La diferencia entre lo que se paga y lo que se recibe en dólares determina un tipo de cambio que la semana pasada superó los $13 y encendió luces de alarma en el Gobierno.

Para los operadores de la Bolsa es una transacción legal. Sin embargo, el fiscal Gabriel Pérez Barbera y la Procelac piensan lo contrario. Es por eso que elevaron un recurso de queja ante la Corte Suprema en el marco de una causa contra el BBVA Francés y un particular por la compra de divisas. La Cámara de Apelaciones en lo Penal Económico absolvió a los acusados y ratificó una sentencia de primera instancia. La Procelac quiere revertir el veredicto en la Corte y sentar jurisprudencia.

El objetivo final es domesticar un mercado que para el Gobierno es más relevante que el del dólar libre. Es que este tipo de operaciones mueven mucho más flujo de dinero que las “cuevas” del microcentro. Hasta los importadores reconocen que utilizan esta vía para hacerse de los billetes necesarios para saldar deudas con el exterior.

“Reconozco que es un tema en discusión por la falta de claridad en la ley penal cambiaria. Presentamos el recurso de queja ante la Corte Suprema para que se expida sobre la legalidad del contado con liquidación. Si bien es una operación bursátil permitida, cuando se lleva a cabo para obtener divisas se comete un delito cambiario”, explicó.

El Gobierno publicó la semana pasada la “nueva doctrina” de la Agencia Federal de Inteligencia que comanda Oscar Parrilli. Entre los lineamientos para las investigaciones, establece que podrán intervenir para prevenir “los atentados contra el orden institucional y la vida democrática, ya sea se trate de grupos políticos y/o militares (…) o grupos económicos y/o financieros”.

En este último grupo son nombrados como posibles agresores las “empresas, bancos, compañías, financieras, etc.” Que “lleven a cabo acciones tendientes a la desestabilización de gobiernos democráticos mediante corridas bancarias y cambiarias, desabastecimientos, golpes de mercado, etc.”.

En distintas declaraciones Parrilli aseguró que el objetivo principal no era el mercado de cambios. Sin embargo ahora las declaraciones de Gonella indican lo contrario.