Analistas consideran que el retroceso que muestra hoy el billete va más allá de un comportamiento post electoral. Qué beneficios y que perjuicios genera un dólar barato

El Gobierno superó la prueba electoral y salió airoso con una victoria a nivel nacional aunque lo más importante, logró vencer en la provincia de Buenos Aires a la expresidenta Cristina Kirchner, algo que le había generado un dolor de cabeza en las PASO.

El mercado cambiario descontaba una victoria oficialista, lo que quedó evidenciado en la semana previa a las elecciones en la cuál el billete no mostró mayores movimientos, se mantuvo muy lejos de los $ 18 que rozó en la recta final de las primarias y no fue necesaria intervenciones del BCRA, que en agosto pasado llegó a volcar u$s 1.800 millones ante el nerviosismo que generaba una posible victoria kirchnerista.

Con los datos a favor de Cambiemos en la mano, que representan un respaldo para el Gobierno, el dólar comenzó la jornada con una baja de 15 centavos en todos sus segmentos.

Para los hombres de mercado consultados por Cronista.com, la baja del billete no es un efecto solo momentáneo y lo consideran que se trata de un nivel que vino para quedarse.

“Sería muy inteligente del Gobierno plancharlo al menos un mes o dos al billete. Subiendo la tasa y teniéndolo en $ 17 el mayorista. De otra forma es difícil bajar la inflación. Por más que digan que no, el atraso es necesario a corto plazo, por más que se compre volatilidad a futuro”, analizó el economista Mauro Mazza.

Planteó además que “hay tarifas como combustibles que ajustan con precios semestrales del dólar” por lo que subrayó que “sino lo pisan y sigue el tendencial para los ajustes de tarifa de marzo van a tener problemas de vuelta con servicios, que pesa en el IPC”.

El economista Amilcar Collante, coincidió en que el billete “va a estar planchado sin evento externo que lo afecte”.

“En principio, es razonable que el primer impacto sea una presión a la apreciación nominal. Obviamente que el resultado electoral que garantiza la continuidad de (el presidente Mauricio) Macri elimina el riesgo político o de gobernabilidad, y esto hace que los dólares financieros sigan llegando y se incremente la oferta”, analizó.

Sin embargo, aconsejó “ser cautos y no solo mirar a la Argentina como ombligo del mundo. Hay que esperar novedades desde los Estados Unidos para proyectar el dólar, ya que la decisión sobre el sucesor de Yanet Yellen en la FED puede traer presiones en el sentido contrario”.

“La tasa de USA a 10 años esta en 2,38 o 2,36% y será clave esa noticia y su impacto en el corto plazo en monedas de mercados emergentes”, remarcó.

En la misma línea, Gustavo Quintana de PR Cambios, sostuvo que “un rebote importante del valor del dólar es improbable por unas semanas al menos‘.

“Es una reacción lógica producto del resultado definitivo de las elecciones de medio término, claramente favorable al oficialismo. Eso se traduce por ahora en una corriente de inversiones que toman posiciones en pesos, debilitando el valor del dólar”, analizó.

Para Leonardo Svirsky, de Bull Market Brokers Sales & Trading coincidió en que “el dólar puede seguir bajando, y hasta nos podemos llegar a sorprender, aunque no sea bueno para la economía”.

“Sin dudas, siempre vivimos pendientes del dólar, si sube nos quejamos y si baja también”, reconoció.