El sector financiero principal, motor de la caída del Ibex 35 que pierde un 2,49% y la prima de riesgo española escala hasta los 136 puntos básicos
Italia reactiva el miedo a una ruptura del euro y hunde los mercados

Cae el euro y las bolsas europeas se desploman a media sesión afectadas por la inestabilidad política en Italia y la moción de censura al Gobierno en España

“Vender periféricos, comprar centro”, aquella frase que tanto sonaba en los mercados de deuda en los peores momentos de la crisis financiera ha vuelto hoy a ser la protagonista. Los temores de 2012 a una ruptura del euro han vuelto. Aunque ahora el epicentro del problema está en Italia, el contagio ha sido generalizado entre los principales países de la periferia del euro.

La incapacidad de formar un gobierno estable, la supuesta existencia de un plan B para preparar al país para salir de euro y,sobre todo, la posibilidad de que los políticos pudieran plantear las nuevas elecciones como un plebiscito sobre la permanencia en el euro han conseguido que el miedo del lunes se haya convertido en pánico este martes especialmente en el mercado de bonos de deuda pública.

La bolsa italiana pierde un 2,57% y la española un 2,49%

La prima de riesgo italiana ha escalado un 23,2% hasta los 290,3 puntos básicos. El bono a dos años ha escalado 150 puntos en un solo día, en la peor jornada para la deuda pública de este país desde 1992. En el bono a 10 años, la escaldada ha sido de 50 puntos básicos y el tipo de interés ya supera el 3%.

En españa, la prima de riesgo ha cerrado en 134 puntos básicos frente a los 90 puntos que marcaba hace justo siete días. En Portugal, el otro periférico contagiado, el diferencial de su bono con el alemán ha subido hoy un 11% hasta los 190 puntos básicos.

En las bolsas, el principal selectivo italiano, el MIB, ha sido también el más bajista al dejarse un 2,57% de su valor. Muy de cerca han estado los descensos del Ibex 35 española que ha cerrado un 2,49% por debajo del día anterior. En la misma línea el PSI 20, índice que recoge la cotización de las principales empresas portuguesas, también ha cerrado con una caída del 2,58%. Los números rojos se han extendidos a todos los mercados europeos, aunque algo más atenuados.

El euro, en el nivel más bajo desde julio de 2017

“Esto se debe principalmente a que el sector financiero, bancos y aseguradoras, están cargados de deuda pública y la falta de confianza les afecta directamente”, explica Álvaro Blasco, socio director de ATLCapital.

En el mercado de divisas, el euro sigue acusando las órdenes generalizadas de buscar en refugio que recorren las mesas de contratación de divisas y ha perdido otro 0,60% de su valor. En este momento cotiza a 1,15 dólares, un nivel que no se veía desde julio de 2017.

El euro tiene muchos problemas no resueltos y no se le debería permitir que destruya la Unión Europea”

Tampoco ayudan análisis como el lanzado esta mañana por el famoso inversor George Soros durante una conferencia en Paris. “Todo lo que podía haber salido mal en Europa ha salido mal”, eran sus palabras recogidas por la agencia de noticias Bloomberg. En su intervención ha hecho referencia a la mala gestión de las políticas de refugiados, al riesgo de una próxima crisis mundial, pero sobre todo ha vertido sus dudas sobre el euro. “El euro tiene muchos problemas no resueltos y no se le debería permitir que destruya la Unión Europea”.

El gobernador del Banco Central de Italia tampoco ha estado muy tranquilizador. Hoy se presentaban el informe anual de ese organismo y durante esa presentación Ignacio Visco, ha asegurado que “Italia está a tan solo unos pasos de perder la confianza de los inversores internacionales”.

España no es el problema, pero la recuperación no será tan rápida

Que toda esta tensión italiana haya coincidido con la moción de censura en España está claro que no ha ayudado. Los inversores odian la incertidumbre sea en la versión que sea y en el lugar que sea. Pero todos los analistas reconocen que si se hubiera dado en otro contexto el impacto en los mercados hubiera sido mínimo. “Hay un consenso generalizado de que los fundamentos de la economía española ahora son sólidos. No ayuda esta incertidumbre pero tampoco es motivo de caídas fuertes. Lo que sí ocurrirá es que cuando esto se tranquilice en los próximos días, a España le va a costar más remontar”, explica Álvaro Blasco.