Dólar caliente :empujado por las complicaciones políticas y económicas por la que atraviesa Italia y la huelga nacional de camioneros que paraliza el comercio en Brasil impulsaron la suba de las divisas en el mundo.

El mercado cambiario operó de nuevo al alza en la rueda del martes, impulsado por una mayor demanda por coberturas y compromisos de pago por fin de mes de bancos y empresas, en un contexto internacional adverso, a partir de las complicaciones polìticas que sacuden a Italia y la huelga de camioneros en Brasil.

De esta manera, los ruidos externos siguen generando una suba de la moneda norteamericana en el resto del mundo y alimentan adicionalmente la presión en el mercado local, que responde acoplándose a los movimientos del mundo con una depreciación más exagerada de la moneda doméstica, comentaron en la plaza.

En el segmento minorista, el dólar escaló 22 centavos y cerró en promedio a $25,47, con bandas que fueron de un piso de $25,30 en el caso del HSBC y Banco Macro el máximo de $25,70 para el Galicia.

Así, el precio del billete norteamericano se ubicó a tan sólo cuatro centavos del récord histórico de $25,51 del pasado 14 de mayo.

En el Banco Nación, la cotización al público se ascendió 15 centavos a $24,40 para la compra y $25,40 para la venta.

Te puede interesarDólar, tasas e inflación, todo para arriba: por qué en la City creen que el Banco Central intervendrá en el mercado de futuros
Por su parte, en la plaza paralela, el blue se negociaba a $26 para la venta.

Finalmente, en el rubro mayorista el precio trepó 13 centavos y se ubicó en los $24,84, siempre por debajo de la postura del Banco Central, que es por u$s5.000 millones a $25 y sigue estando presente como referencia del valor superior tolerado para el tipo de cambio.

Desde ABC Mercado de Cambios indicaron que el freno a la escalada, cuando llegó a $24,95, fueron las ventas del Banco Nación, que se calculan en unos u$s300 millones y que “tuvo que salir en auxilio del BCRA para dar liquidez al mercado y que no se llegue a utilizar el tope de $25 que establecieron las autoridades monetarias”.

Según el operador Gustavo Quintana de PR Cambios, la divisa norteamericana operó muy demandada durante todo el desarrollo de la jornada y su evolución fue acotada por ventas de bancos oficiales.

De hecho, esto se evidenció en el volumen total negociado, que trepó 118% respecto a la previa, ya que se registraron u$s1.216,4 millones.

“Hay que tener en cuenta que cuando oscila mucho el valor de nuestra moneda, los bancos privados salen a operar haciendo trading, y los ingresos genuinos de la divisa norteamericana son escasos y se vieron, al final del mercado, ofertas de bancos descargando posiciones en moneda extranjera”, resume Fernando Izzo, operador de ABC Cambios.

Y agrega que bancos deben pagar al exterior sus giros por órdenes de sus clientes, aparte de vender los billetes por ventanilla al público, y atender las necesidades de los pagos de pasajes, tarjetas de crédito y los clásicos compradores, en general, de fin de mes.

Así, luego de cuatro ruedas consecutivas con importantes subas del valor del tipo de cambio, “todavía no pudo volver al nivel de los $25 acariciado sobre el final de la primera quincena del mes”, acota Quintana.

Durante la rueda la divisa tocó mínimos de $24,76 y máximos de $24,95 en este segmento mayorista.

“La situación económica se complicó inevitablemente, pero tampoco creo que la historia se repita, Las sociedades, los políticos y técnicos aprenden del pasado…Creo que cambió la historia y cambió el guión”, resumió el economista Eduardo Levy Yeyati.

Según Jorge Vasconcelos, economista del IERAL de la Fundación Mediterránea, en los primeros dos años de gestión, la combinación de una política fiscal relativamente laxa y una política monetaria dura llevó inevitablemente al atraso del tipo de cambio, hasta que la financiación internacional de los “déficits gemelos” dejó de fluir.

“Lo que se está abriendo paso, luego de la crisis cambiaria y la decisión de recurrir al FMI, es un nuevo esquema, en el que una política fiscal más restrictiva ayudará a cambiar los precios relativos a favor de la exportación (y la competencia con importados)”, indica.

Por ello, afirma que el precio del dólar cerca de 25 pesos “es un anticipo de ese escenario. Sin embargo, la tasa de interés de política monetaria de 40% refleja lo complejo de una transición en la que se busca moderar el traspaso de la devaluación a los precios y, simultáneamente, estirar los vencimientos de Lebacs para evitar nuevos ‘supermartes´”, finaliza Vasconcelos.