Finalmente la oferta apareció y el precio del dólar se contrajo ayer tras ocho ruedas consecutivas de alzas gracias a las ventas de exportadores y bancos amigos

El dólar bajó dos centavos hasta $ 17,37 en las pizarras minoristas. En el mayorista, la moneda estadounidense llegó a valer $ 17,35; un nivel que resultó muy atractivo para los vendedores. Se desató la liquidación -primero de jugadores públicos y después de privados- y el precio se hundió 30 centavos en pocos segundos. El saldo fue un recorte de seis centavos, hasta quedar en $ 17,08

Sin embargo, la caída solo se concretó a media rueda ya que la jornada de ayer fue muy volátil. Por eso es que si bien en el mercado mayorista el tipo de cambio terminó seis centavos abajo del día previo, en $ 17,08, las pizarras de la City no llegaron a replicar todo el retroceso y el billete minorista se mantuvo casi sin cambios, con una baja de 2 centavos que lo dejó a $ 17,37 para la venta.

Tras nueve sesiones en alza, la demanda seguía intacta durante la apertura de ayer, lo que provocó subas por encima de los $ 17,30, hasta tocar un máximo de $ 17,35, un nivel en el que los vendedores se tentaron. Según cuentan en la City, un banco público puso dos ofertas de u$s 10 millones cada una y los jugadores privados lo interpretaron como techo y empezaron a vender. Un operador calculaba que los cerealeros vendieron unos u$s 170 millones ayer, una cifra mayor a la que se calculaba vendieron el miércoles, u$s 120 millones, y todavía superior a lo que se liquidaba la semana pasada, u$s 77 millones diarios. Si bien la intervención de un banco público hizo sospechar una intervención del Banco Central (BCRA), en la plaza porteña lo descartaban.

Gustavo Quintana, de PR Corredores de Cambio, comentó en su informe diario que la rueda operó “con marcada volatilidad y cambios de tendencia abruptos”, que “la aparición de órdenes de venta diluyeron en gran parte la presión compradora”, y que “la oferta de exportadores y bancos privados hundió la divisa hasta $ 17,08”.
“La fluctuación fue muy amplia y por momentos con oscilaciones importantes que no permitieron definir con claridad la evolución de los precios durante gran parte del primer tramo del día”, expresó Quintana.

Incluso la jornada fue bastante más compleja. Así lo describe Fernando Izzo de AMC Mercado de Cambios: “La demanda de bancos y empresas comenzó a funcionar como los días anteriores, es decir, pagando hasta que se alcanzó un máximo de $ 17,35 al mediodía. En ese momento, órdenes de venta simultáneas de bancos particulares que sorprendieron a los compradores hicieron retroceder el precio, que en pocos minutos bajó 30 centavos, marcándose el mínimo a $ 17,02. Todo esto sucedió vertiginosamente; los operadores no daban abasto para ejecutar las órdenes”.

En la misma línea, el operador y apoderado de Oubiña Cambios, Claudio García, dijo que fue “un día difícil para operar”. No obstante, el volumen negociado en el spot fue inferior al de la víspera: u$s 471 millones contra los u$s 550 millones del miércoles.

En futuros la cifra fue de casi u$s 39 millones en el mercado que operan los bancos y de u$s 655 millones en Rofex.

Según detallaron en Global Agro Broker, “los futuros se negociaron tomadores toda la rueda con alzas superiores al spot y recuperaron las tasas implícitas que no venían convalidando las subas”. A diciembre se pactó en $ 18,66, con una tasa implícita de 19,18% anual. En tanto, el plazo más largo, mayo de 2018, se operó a $ 19,80; una tasa de 17,67%.