Un informe del Banco Central analiza a las 3,5 millones de personas que accedieron a comprar dólares identificando sexo , edad y cantidad de divisas que compraron

El año pasado, 3,5 millones de personas compraron moneda extranjera (dólares, euros, reales) por un total de US$ 24.400 millones y 1,7 millón de personas cambiaron moneda extranjera en pesos, por US$ 5.900 millones, según un informe del Banco Central.

Pero, ¿quién es el principal comprador de divisas en el país? Según el trabajo, el mayor promedio de compra se detectó en los hombres de entre 61 y 70 años, que adquirieron el año pasado un promedio de US$ 10.603. Le siguieron los más jóvenes, de entre 51 y 60, con US$ 10.023 y -una sorpresa- los de más de 81, que compraron US$ 9.076. ¿Será que los “abuelos” volcaron al mercado cambiario lo que obtuvieron con la reparación histórica?

La brecha de género que se ve en el empleo (los hombres ganan 25% más), en la cantidad de personas que trabajan (75% de los hombres y 50% de las mujeres) y el desempleo (7,3% y 9,5%, respectivamente, se mantiene en las operaciones de cambio: los hombres fueron más y compraron una cantidad superior: 59% más billetes que las mujeres. El promedio de compra también fue superior: cada uno de ellos adquirió US$ 5.000, un 35% más que los US$ 3.700 de ellas

De los 4,2 millones de personas que compraron y/o vendieron billetes en moneda extranjera en el 2017, un 54% fueron hombres (2,3 millones) y un 46% fueron mujeres (1,9 millones). Es decir, un 16% más cantidad de varones.

Pero, a pesar de que las mujeres compran menos, “muestran una mayor concentración en la posición comprada entre US$ 0 y US$ 1.500 anuales (761 mil hombres y 767 mil mujeres). Es en la posición comprada por montos superiores a US$ 1.500 anuales que los hombres son mayoría y superan en el total a las mujeres”, detalla el trabajo del BCRA.

Además, los varones se asustan más que las mujeres. Fueron los que reaccionaron comprando más fuerte (per cápita) que las mujeres en los escenarios de incertidumbre que se dieron en julio y agosto (por las elecciones) y en diciembre (aguinaldo más discusiones por la reforma previsional), analizaron los expertos del Central.

En ambos géneros, por otro lado, la cantidad de operadores jóvenes superan a los más viejos, pero son estos últimos los que más compran. Una posible explicación, dicen en el BCRA, es que los jóvenes invierten en otros activos (bonos, acciones) o que los mayores han pasado por varias crisis y están acostumbrados a buscar refugio para sus pesos en otras divisas.

Entre los hombres, los montos vendidos van incrementándose a medida que avanza la edad. Por el contrario, entre las mujeres compran igual todas las que tienen más de 60.