El super euro también le ganó la carrera al oro que subió un 12%

El fortalecimiento mundial de la divisa europea se trasladó al mercado argentino. Y su valor en pesos se mantuvo alto pese a la baja de la moneda de EE.UU. tras las PASO. Dicen que llegó a un techo.

El Gobierno quiere llegar a las elecciones de octubre con un escenario económico y financiero más estable que el registrado durante el mes y medio anterior a las PASO, cuando el temor a una victoria de Cristina Kirchner en la provincia de Buenos Aires puso presión sobre el precio del dólar. Entre fines de junio y principios de agosto el dólar pasó de $16,50 a $18 para luego retroceder a niveles cercanos a los $17,50 en las últimas semanas.

Con el euro, la historia fue similar, pero con un final distinto. La divisa europea acompañó la tendencia alcista del dólar entre junio y agosto, pero con más fuerza. Pasó de cotizar a $19,43 el 23 junio a $22,13 el pasado 11 de agosto y cerró el viernes en $21,70. En este caso, la baja posterior las PASO no fue tan significativa como en el caso del billete de EE.UU. Este fenómeno se debe principalmente a la fortaleza que está demostrando el euro a nivel internacional, frente a un dólar más débil.

Santiago Palma Cané, director ejecutivo de la consultora FIMADES, destacó que “en términos globales, en 2017, el euro tuvo una revalorización muy importante”, ya que pasó de u$s0,5 a u$s1,19. En Argentina, durante 2017 el euro se disparó un 23,93%, mientras que el dólar avanzó apenas un 8,78%. El primero creció por encima de la inflación, que fue del 15,4% hasta agosto y podría cerrar en un 16,6% en el acumulado para septiembre, mientras que la segunda moneda se ubicó prácticamente en la mitad.

En ese sentido, Palma Cané explicó que “la economía europea está registrando un fuerte crecimiento en países como Alemania, España, Francia e Italia, luego de años de estancamiento”, de la mano de un mayor nivel exportaciones. No obstante, alertó que la divisa “se ha revaluado más del 10% en 2017 a nivel internacional y no debería subir mucho más porque ya se ha encendido la alarma; si el euro sigue subiendo, podría impactar negativamente sobre la competitividad europea”.

Por otra parte, el economista estimó que “el dólar es la contracara del euro; debería fortalecerse en los próximos meses”. “La divisa estaba sobrevaluada a nivel internacional porque la Fed no sólo mantenía las tasas de interés bajas, sino que por la expansión monetaria de los últimos años, la economía estaba inundada de dólares”. Y añadió: “Con un euro en torno de u$s1,20, el dólar está bastante devaluado; la tendencia debería cambiar”.

Para comparar con otro activo, el oro creció un 12,13% en lo que va del año -el viernes cerró a u$s1.295,3- acompañando en parte al euro, pero sin tanta constancia. Su suba está asociada con el refugio, pero actualmente se ve a otras monedas con mayor atractivo, como es el caso de la divisa europea. “Desde que el oro tocó su máximo de u$s1.923,2 en 2011 no ha hecho más que bajar”, comentó Palma Cané.

Estos datos permiten concluir que, pese a las bajas tasas de interés que ofrece el Viejo Continente, cercanas al 0%, el impulso de la actividad económica de los países de Europa permitió que el rendimiento del euro en lo que va del año también se registrara en Argentina. Pero su recorrido para el futuro dependerá también de cómo afecte el tipo de cambio a la competitividad europea, para que no impacte negativamente en las exportaciones.