La city “tiembla” por el miedo a un corralito: recomendaciones de los expertos para proteger los ahorros

El mayor cepo al dólar y la incertidumbre generalizada, lleva a que ahorristas busquen proteger su dinero ante posibles medidas extremas. ¿En qué invertir?

El miedo al regreso de un posible “corralito” que retenga los dólares de las cuentas bancarias, y el impacto que puede tener esto en el Mercado de Valores, se encuentran entre las consultas que más realizan los inversores a las sociedades de Bolsa, según pudo averiguar iProfesional.

En este sentido, se sostiene que algunos instrumentos bursátiles pueden brindar un “cerrojo de protección”, que impiden que el Estado pueda intervenir y obtener los dólares de esas colocaciones.

Ello se debe a que cuando la incertidumbre es grande, y la economía tiene un sinfín de obstáculos y carencias que atentan contra la operación con divisas, se generan inquietudes en la City.

Y con un Banco Central que dispone de escasas reservas líquidas, muchos se preguntan qué puede pasar en los próximos 6 meses con una situación de stress cambiario, en un marco de depositantes retirando su dinero y que ya no se dispongan de billetes físicos.

Sobre todo, esto se agravaría por la escueta oferta de dólares, por los pocos incentivos que existen para que los agroexportadores liquiden las ventas de sus cosechas.

“¿Qué pasaría si el BCRA, por falta de reservas líquidas, empieza a utilizar encajes o dinero de Seguro de Depósitos (SEDESA), que es una Sociedad Anónima que administra el Fondo de Garantía de los Depósitos (FGD)?”, pregunta a iProfesional Mauro Mazza, analista de mercado de Bull Markets.

Al respecto, este experto recuerda que en la crisis del 2001, el único lugar del sistema financiero donde el “corralito” no agarró a los ahorristas fue en la Bolsa de Comercio.

“Esto es cierto, pero hay que contar los detalles. Todos los dólares que están líquidos en una cuenta comitente en el broker, están depositados en bancos, especialmente en el Banco de Valores, que es la entidad madre del sistema”, detalla Mazza.

En ese sentido, agrega que estos dólares están bajo regulación del Banco Central, por lo tanto, “si están líquidos en la comitente, y hay un evento de corralito, no habrá escapatoria, caerán como cualquier otro depositante”.

Pero, si los fondos están invertidos en especies bursátiles, ya no están bajo regulación del BCRA. “Están en la Caja de Valores, y ese es otro partido. Esto es lo importante”, acota Mazza, por ende allí el Gobierno no podría intervenir.

Por ejemplo, el dólar billete que se obtiene con las operaciones en el mercado bursátil local (conocido como MEP), corresponde a todos los títulos bajo ley argentina, que pagan intereses o capital en dólares, así también como las empresas que pagan dividendos en moneda estadounidense en Argentina mediante este tipo de papeles.

“Todos los títulos bajo ley argentina podrían llegar a zafar de una regulación cambiaria que obligue a pesificar las deudas. Esto incluye a las empresas y los estados. Por eso sugerimos que, de tener un título con normativa local, se tenga de empresas multinacionales, porque podría llegar a saltearse el evento de una pesificación compulsiva con estos instrumentos. Además de ser libremente transferibles al exterior”, recomienda Mazza.

En tanto, sostiene que una especie que es totalmente ajena a eventos de corralito o pesificación, son los bonos emitidos bajo ley extranjera.

“Estas especies pagan renta, capital y dividendos bajo legislación de afuera del país, por lo tanto, no están alcanzados por las leyes locales. Estos productos tanto en 2001 como hoy, están a salvaguardo. En especial, porque son títulos con salvaguardo en el exterior, libremente transferibles en 48 horas a cualquier cuenta del extranjero”, completa Mazza.

Ahorristas buscan alternativas en la Bolsa en dólares que los protejan ante posibles mayores medidas restrictivas.

Cuáles son los títulos protegidos

Los títulos públicos como privados en Argentina, que están nominados en dólares, pagan sus servicios de intereses y amortización en distintas especies en moneda estadounidense. Por eso son unas alternativas de inversión interesantes para resguardar valor de los ahorros.

“Esto significa que la Caja de Valores asigna un código al dólar cobrado por el inversor, según la legislación bajo la que fueron emitidos”, dice Mazza.

Y grafica las dos especies nominadas en dólares que se registran y que el inversor debe identificar para saber con cuál resguardarse:

-El “código 7.000” es el dólar divisa. Este tipo de rentas la pagan los títulos con legislación extranjera, como por ejemplo los bonos globales de la República Argentina con vencimientos en 2029 (GD29), 2030 (GD30), 2035 (GD35), 2041 (GD41), 2046 (GD46), entre otros.

-El “código 10.000” es del dólar billete, MEP o Bolsa. Este tipo de rentas la pagan los títulos con legislación argentina. Entre los ejemplos, se pueden citar a los bonos en dólares al 2029 (AL29), 2030 (AL30), 2035 (AL35), 2041 (AL41) y al 2038 (AE38), entre otros.

En el caso de las posibilidades que ofrece cada especie del código “7.000” (renta de origen de ley extranjera), se destacan las de ser enviadas a la cuenta del Agente o Sociedad de Bolsa en el exterior. Y también a la cuenta del Agente para mandato.

“Además pueden ser transferidas a cuenta bancaria del cliente en el exterior”, acota Mazza a iProfesional. Por ende, son los papeles que permiten protegerse de un evento económico.

Asimismo, sostiene que pueden ser convertidas a “código 10.000”, es decir, a la ley local, siempre en dólares.

Justamente, respecto al “código 10.000” (renta de origen Ley Argentina), este permite que dichos papeles sean transferidos a caja de ahorro en dólares local.

Los ahorristas tienen incertidumbre por el cepo cambiario respecto a qué ocurrirá con sus dólares.

Miedo al corralito : Recomendaciones de expertos

En momentos de inestabilidad, los analistas bursátiles recomiendan siempre tener la especie número 7.000, que es la de los bonos en dólares con legislación extranjera.

“Esta sugerencia se debe porque nos permite a los brokers abrirles una cuenta en el exterior a los ahorristas y empresas en el momento de mayor stress, y girarles los títulos afuera. Algo que hoy podemos hacer, lamentablemente, pocos brokers en el exterior”, resume Mazza.

En el caso de que el trader no pueda abrir una cuenta bancaria afuera, este experto asegura que igual con sólo tener un título “especie 7.000”, o sea bonos soberanos o corporativos en dólares con ley extranjera, “alcanza para tener su capital a salvaguardo ante un evento de máximo stress”. Es decir, a salvo de un posible corralito.

Por eso, afirma que lo primero que se debe conocer para el tipo de especie es el ISIN del bono, que tiene que tener este formato nomenclador: USP04559AL70. El mismo se identifica de la siguiente manera:

-En las primeras dos letras (“US”) se identifica el país de emisión, en este caso Estados Unidos. Por lo tanto, es de ley extranjera.

En cambio, si empieza el código con “AR”, significa que es ley argentina y se trata de una especie “10.000”. Por lo tanto, en ese caso “no nos serviría para evitar un corralito”.

-Una vez identificado el ISIN, se debe certificar que el trader puede operarlo, porque, por lo general, estos instrumentos tienen una cantidad de nominales muy altos para poder negociarlos. Es decir, tienen costos elevados por papel.

“Comienza en una cantidad de 500, siguen en 1.000, luego 2.000 y las emisiones hechas por empresas argentinas suelen ser de 100.000 o 150.000 nominales, que si cotizan a la par representan unos u$s100.000 o u$s150.000. Es el caso de AES Argentina Generación, en dólares, con una renta de 7,75% y fecha al 2 de febrero de 2024, cuyo valor nominal es u$s150.000 de mínimo”, ejemplifica Mazza.

A ella agrega otras alternativas, como los títulos de Arcor, con un rendimiento de 6% en dólares y vencimiento al 6 de julio de 2023, con un mínimo de valor nominal (VN) de u$s1.000 por papel.

Luego, se pueden encontrar títulos de rangos medios, como IRSA Propiedades Comerciales, con un rendimiento de 8,75% en dólares y fecha de caducidad en 23 de marzo de 2023. Su valor es de u$s500.

También Mazza cita otras especies con mínimos de precios de u$s1.000 y u$s2.000, como Pan American Energy (PAE), con una renta en dólares de 5% y vencimiento el 15 de noviembre de 2023. Y el de YPF, en moneda norteamericana, con una ganancia de 8,5% y finalización el 28 de julio de 2025.

“Se pueden comprar tanto en pesos como en dólares, si se quiere operar en dólares al código de negociación se le quita una letra, la ´O´ del final”, y se la reemplaza por una ´D´”, recomienda este analista para operarlos.

En conclusión, Mazza considera que la Bolsa de Comercio da “opciones” para aquél que tenga dinero en blanco, y no quiera llevarlo a una caja fuerte. Y que, además, “tiene el riesgo permanente de la AFIP, ni quiere tenerlo en el banco bajo ningún status, y que tampoco lo quiere tener en su casa por los riesgos que implican”.

“El mercado da opciones de bajo riesgo y totalmente sin riesgo para el evento de máximo stress. La única forma de quitarle a un inversor sus dólares que tienen la especie 7.000, es si Argentina cae en alguna clase de régimen cubano, pero antes de eso habrá señales de sobra para saber qué hacer con el ahorro”, resume Mazza.

Por lo tanto, la sugerencia que brinda este experto es la de “estar posicionados en títulos con especie de ´dólar 7.000´, que consulten a sus brokers si ven que la situación empeora y, obviamente, que pregunten a partir de qué montos se puede abrir cuenta en el exterior. Esto es porque si desde los u$s5.000 se puede hacer, no hay que dudar más, es el momento de efectuarlo”.-