En la primera semana después de las primarias, el dólar cayó en línea con el resultado mejor a los esperado para los candidatos oficialistas.

Esto permitió al Banco Central mirar desde afuera después de una serie de intervenciones con las que volcó más de u$s 1800 millones al mercado para evitar una disparada. Sin embargo la baja fue pequeña, 42 centavos para la cotización minorista, lo que permitió especulaciones respecto a que la divisa encontró un piso muy cerca de su récord o, como mínimo, un soporte.

El dólar en las pizarras de la City y las ventanillas electrónicas de los bancos cerró a un promedio de $ 17,56 el viernes pasado, una baja del 2,3% en cinco días.

El retroceso en el mercado minorista contrasta con un leve avance en el mercado mayorista, donde la divisa que pagan los grandes jugadores trepó 0,76% en la semana (después de una abrupta caída en la última rueda de la semana previa, cuando se cerraron algunas apuestas electorales de último minuto).

Pero independientemente de que la baja sea suave, o directamente no exista como en el caso del mayorista, lo que sobresale es que la demanda de divisas se mantiene firme e impide que el dólar se aleje mucho de los récords anotados poco antes de las elecciones.

“El renovado empuje de los ingresos desde el exterior destinados a formar portafolios de inversión en moneda local desarmó la presión sobre el tipo de cambio y lo llevó a un nivel bastante inferior a los máximos históricos, presentando una tendencia de debilidad que parece vuelve a instalarse con cierta intensidad en el escenario local”, escribió Gustavo Quintana de PR Corredores de Cambio.

La baja se trasladó, también, a las expectativas en el mercado de futuros.

“Los futuros del dólar se movieron en sintonía con esto, registrando la posición a diciembre un retroceso de 60 centavos (-3%), de $19,3 a $18,7. Así, en el escenario post PASO parece alejarse la posibilidad de una nueva escalada del dólar como la que se observó durante julio, algo que ayudaría a restar presiones a la evolución de los precios, aunque sin perderse las ganancias de competitividad cambiaria verificadas en los últimos dos meses”, publicó el Banco Ciudad en su informe económico semanal.