El euro retrocedía este domingo ante el dólar debido a que el “no” se encaminaba a una victoria en el referéndum en Grecia respecto a la propuesta de los acreedores del país, con el 75% de los votos escrutados.

Un euro cotizaba a 1,0987 dólar, en baja de 1,20% respecto a su cierre del viernes en la noche, en los intercambios electrónicos que preceden a la apertura de los mercados asiáticos. Un poco antes, la moneda única europea había descendido hasta 1,0963 por dólar.

Una victoria del “no” abriría un periodo de incertidumbre, temido por la comunidad financiera, sobre el futuro de Grecia en la zona euro y cuestionaría además la solidez de la Unión monetaria, según los analistas.

Fortalecido por estos resultados parciales favorables, el gobierno del Primer ministro Alexis Tsipras manifestó este domingo su voluntad de sentarse en la mesa de negociaciones a partir del lunes.

El portavoz del gobierno griego, Gabriel Sakellaridis, indicó que “las iniciativas para alcanzar un acuerdo” entre Atenas y sus acreedores, la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI), “iban a intensificarse a partir de esta noche”.

Por su parte, la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, se reunirán el lunes por la tarde en París “para evaluar las consecuencias del referéndum en Grecia”, informó la presidencia francesa en un comunicado.

• Tokio abrió con marcadas pérdidas

La Bolsa de Tokio abrió con una destacada caída tras la victoria abrumadora del “no” en el referendo griego sobre la propuesta de los acreedores internacionales, lo que abre un nuevo e incierto capítulo en la crisis de deuda del país heleno y del euro.

A los 30 minutos de iniciada la negociación, el selectivo Nikkei de la Bolsa de Tokio acumulaba una caída de 266,79 puntos, 1,30 por ciento, y se situó en las 20.273 unidades.

El segundo indicador, el Topix, que agrupa a los valores de la primera sección, retrocedió 20,40 puntos, 1,23 por ciento, hasta las 1.631,69 unidades.

Las ventas fueron la tónica general en los primeros compases de una jornada en la que la incertidumbre en torno al futuro de Grecia y de la eurozona promete lastrar la inversión en la plaza de la capital.

La moneda única europea se debilitó en Tokio frente al yen, lo que perjudica a los grandes exportadores, y también frente al dólar.

En la apertura, el euro, que se cambió el viernes en la banda alta de los 136 yenes, se movía en Tokio en la franja superior de los 134 yenes.

El dólar, que el viernes se compraba en Tokio a 1,11 euros, lo hacía en la jornada en 1,09.