Esta medida a aplicarse a la venta de dólares se da en un marco en el que el Gobierno busca fijar un techo de $ 18 para el tipo de cambio

El tope se aplica en las operaciones que superan los u$s 10.000 mensuales. Las entidades acusan a los clientes de no poder justificar la cantidad de ingresos para adquirir divisas.

En los últimos días, varios clientes de entidades bancarias experimentaron problemas para comprar divisas en los bancos por “incompatibilidad fiscal”. Según trascendió, las entidades acusan que no tienen la situación impositiva de los potenciales compradores de dólares “compatibilizada” y que “no se puede justificar la cantidad de ingresos para comprar dólares”.

Se trata de casos que, en general, apuntan a comprar cantidades que superan los u$s10.000 mensuales, un tope informal que acusan algunos bancos. Pero también hay casos por cantidades más bajas. El dato central es que, en general, esos argumentos no habían sido esbozados en los meses previos.

Si bien desde la AFIP prefirieron no hacer comentarios, sí trascendió que, en principio, esas argumentaciones son responsabilidad exclusiva de los bancos y que la información de la AFIP es confidencial, razón por la cual los bancos no tienen acceso (salvo casos judiciales). Por otro lado, las entidades financieras mantienen políticas diferenciadas en cuanto a la venta de dólares; algunas suelen “abrir” un legajo cuando los clientes superan un determinado monto para reunir más información, ante las eventuales fiscalizaciones de la Unidad de Información Financiera (UIF) y sólo en casos puntuales suelen activar el Reporte de Operaciones Sospechosas.

El viernes, el dólar cerró estable a $17,94, ante el “temor” a otra intervención del Banco Central. Fue luego de que la autoridad monetaria inyectara en la previa u$s42,3 millones, su segunda participación en el mercado en pocos días. La plaza entendió que para el Gobierno existe un precio máximo y que el objetivo es que el minorista no supere los $18 promedio. Un informe del Banco Ciudad señaló que esta situación “marcó un punto de referencia para la cotización y dio lugar a una reaparición de la oferta privada de divisas”.

En el mercado sostienen que sobran dólares, hay oferta para rato, pero también que sube la demanda y que la composición de los depósitos ha cambiado en las últimas semanas. Por empezar, dólares hay. El viernes, las reservas del Banco Central alcanzaron su mayor nivel en cuatro meses: el BCRA recibió u$s2.500 millones por el REPO que el Tesoro nacional hizo con bancos extranjeros a inicios de año y tocó su nivel máximo desde abril en u$s49.301 millones (récord máximo histórico de u$s52.689 millones del pasado 12 abril).

Ahora bien, la dolarización que surge de los últimos datos del Banco Central plantea no pocos interrogantes, sobre todo, del lado de la demanda de billetes. Según el Balance Cambiario, la compra de billetes físicos en los bancos se mantuvo durante junio en torno a los u$s2.370 millones y suma así al cierre del primer semestre de este año la friolera de u$s14.241 millones (el máximo durante la gestión de Mauricio Macri fue en diciembre pasado, cuando los ahorristas se llevaron un récord de u$s3.500 millones de los bancos).

Un dato de las últimas horas evidencia un cambio de tendencia en los depósitos. Según un informe de la firma MT Capital, los depósitos en dólares subieron 83,6% en el mes de julio contra lo ocurrido en 2016 y representan ya 11,6% del total. “Además de subir fuerte los depósitos en dólares, los depósitos realizados en pesos cerraron el mes con una disminución”, señaló Joaquín Marque, asesor financiero de MT Capital. En esta línea, los depósitos nominados en pesos cerraron el mes con una disminución de 0,18% respecto de junio. En términos interanuales, se incrementaron 24,63%, al alcanzar $1.739.070 millones (más de $1,7 billones). El dato es que los depósitos a plazo fijo en moneda nacional dentro del sector privado disminuyeron 1,78%, mientras que los dólares tuvieron un aumento del 4,55% respecto al mes previo.

Con todo, la suba del billete puede continuar. Un informe de la Fundación Mediterránea señaló que el tipo de cambio “real” debería ubicarse actualmente en torno a los $20, ya que el poder adquisitivo del dólar en el mercado local “sigue siendo relativamente bajo”. Para eso utiliza como referencia el promedio histórico (de 1990 a 2017) del tipo de cambio real. Sin embargo, si se considera el “Índice Big Mac”, ajustado por el PBI per cápita, la paridad de equilibrio en base al precio del “Cuarto de Libra con Queso” sería de $25 por dólar.