Ante un dólar planchado algunos inversores eligieron volcarse a los ladrillos, según operadores

La quietud del dólar en torno a los $ 15 dio impulso al mercado inmobiliario. Así lo entiende Héctor D’Odorico, presidente del Colegio Único de Corredores Inmobiliarios de la Ciudad de Buenos Aires (Cucicba). “Hubo un incremento del costo de la construcción en el primer semestre y eso hizo un derrame sobre los departamentos usados y a estrenar. En ese contexto, si bien el mercado en general aún está recesivo, vimos pequeñas olas de gente que se animó a comprar porque ve que con los mismos dólares de enero en agosto compra menos metros debido a un dólar planchado o estable que se registra hace unos meses. Eso le hace pensar que es mejor tener activos como inmuebles y no el efectivo en la caja de seguridad”, planteó D’Odorico.

Según el directivo, Recoleta, Belgrano, Palermo y Puerto Madero estuvieron entre los barrios más demandados, con precios que escalaron entre un 10 y un 12% en dólares. En tanto, agregó que en Caballito, Núñez y Villa Urquiza las subas fueron de entre el 7 y el 8%.

En tanto, el blanqueo de capitales es visto como un factor que puede reactivar el sector. Sin embargo, D’Odorico elige mostrarse cauteloso. “Si bien tuvimos consultas, es aventurado comentar qué es lo que va a ocurrir. Septiembre y octubre son meses en los que vamos a tener más definiciones”, planteó. “Me da la sensación de que las expectativas están más dadas para el sistema financiero, donde se pueden obtener retornos del 6 al 7% anual, que para la compra de inmuebles. La expectativa del Gobierno es ingresar 40.000 millones de dólares; creo que es una expresión de deseos con la vara un poco alta”, agregó.

La inflación, asimismo, impacta en el mercado de los alquileres. Si bien se ubicó por encima del 30% en el primer semestre, en julio bajó al 2% y muestra signos de desaceleración, en una dinámica que, según D’Odorico, tendrá un efecto cascada en la renegociación de los contratos. “Desde el Colegio aconsejamos que la variación interanual vaya del 30 al 34% como tope máximo. Algunos propietarios quieren más del 40%. Yo no lo convalido, porque hay que tener en cuenta que los salarios no subieron en ese nivel”, planteó.

Polémica por comisiones

D’Odorico también se refirió a la polémica por el cobro de honorarios, luego de que el Ministerio Público porteño denunció que un 84% de las inmobiliarias incumple una resolución judicial que fija en 4,15% sobre el total del contrato el tope a percibir por parte de los intermediarios. “Es un número que no tiene asidero. Relevaron 49 inmobiliarias y en la ciudad hay más de 5300 matriculados”, planteó. En enero, el Cucicba había emitido la resolución N° 350, que habilitaba a cobrar comisiones mayores, y luego fue suspendida por un amparo dictado por el juez Marcelo Segón. “Desde el Colegio el 4,15% nos parece razonable, y planteamos que, además del locatario, quien debe pagar una parte es el locador, porque también demanda el servicio.”