El atraso cambiario y la especulación de que podría sobrevenir un cambio en la cotización del dólar oficial impulsan el fenómeno. Abril cerró con un stock de u$s 417 millones cuando a fines del mismo mes de 2014 fue de u$s 229 millones. En la City señalan que a pesar de los controles de la AFIP en los montos operados con el plástico, muchas familias se vieron tentadas por las rebajas en los pasajes aéreos y eso también impulsó su uso

El consumo con tarjeta de crédito en el exterior volvió a dar señales de recuperación. En las últimas semanas, las cifras del Banco Central dan cuenta de una constante suba, que a fines de abril –último dato disponible– arroja un stock de u$s 417 millones, la cifra más elevada del último año. Es precisamente en la comparación interanual donde se ve la magnitud del salto, ya que a fines de abril, pero de 2014, ese mismo stock registraba u$s 229 millones. De esa forma, la evolución positiva arroja 82% de crecimiento.
“Hay que ponerse en el lugar del argentino que se va de viaje y que hace su análisis sobre si va a utilizar los dólares turista que le vendió la AFIP o si en cambio se los puede guardar para vender en el mercado paralelo y utiliza en su lugar la tarjeta de crédito a un dólar de 12 pesos”, sostiene un operador de la City.
El cálculo del salto en los consumos con tarjeta de crédito en dólares en el exterior puede ir más allá si se analiza el promedio de dólares demandados como stock al Banco Central para todo 2014 y se lo compara con lo registrado en 2015. En este sentido, mientras que el dato del último año asciende a un stock promedio de u$s 280 millones, el promedio para 2015 es de u$s 362 millones, lo que implica un salto de prácticamente 30%. Por ende, puede inferirse que la escalada ha llegado para quedarse, al menos hasta que se experimenten cambios en las paridades monetarias.
Una ronda de consultas entre los analistas de la City arroja dos elementos a considerar como impulsores de este fenómeno. Por un lado, la estabilidad del mercado paralelo que se obtuvo después de la ola de controles y allanamientos en la City porteña, ha generado nuevamente la idea en muchos ahorristas y turistas sobre las virtudes de utilizar el dólar tarjeta como un reaseguro ante las variaciones del tipo de cambio y conservar los dólares billete.
Por otro lado, al atraso cambiario explicaría, en gran medida, la posibilidad creciente de un sector reducido de la sociedad que ve ‘oportunidades’ en pagar los paquetes turísticos en pesos al tipo de cambio turista y utilizar la tarjeta para realizar las compras en dólares en el exterior o vía Internet.

En este sentido, mientras la evolución del peso marcó una depreciación para los últimos 12 meses de 11,5%, la inflación se ubicó para las consultoras privadas prácticamente por encima del 24%. En esta misma línea, mientras el dólar tarjeta presenta una cotización que hoy es de $ 12, ya que a la cotización oficial de $ 8,95 debe sumársele el recargo del 35% a cuenta de Ganancias, el tipo de cambio paralelo se estabilizó y en las últimas semanas incluso se ubicó en los $ 12,50, lo que marca la diferencia que los turistas pretenden conservar.
De todas maneras, comentan en las agencias de viaje consultadas que existe una cantidad importante de viajeros que decidieron aprovechar los descuentos en las tarifas aéreas (por la baja en el precio del petróleo) y eso lleva a que una parte del gasto en el exterior lo enfrenten con tarjeta de crédito, si bien sostienen también que aún persisten los recaudos de aquellas familias
que prefieren utilizar el plástico en forma cautelosa “porque la AFIP cruza información todo el tiempo”. Por esa razón, “se vuelvan a buscar billetes en el mercado paralelo para realizar sus compras en el exterior sin preocuparse por la diferencia cambiaria”, dicen.
“Esto le aporta un piso de compradores al mercado del blue, ya que en ocasiones, la demanda de mediados de mes y fin de mes proviene de estos turistas y no tanto de aquellos que van a comprar divisas para atesorar”, señala una fuente.