Para evitar el dólar turista los argentinos llegan con pesos argentinos a Uruguay , compran una tarjeta prepaga con una cotización que se ajusta lo más posible, y luego la usan para pagar bienes y servicios

Antes de que termine 2019, algunos operadores publicitarios y comerciales uruguayos otorgan a los argentinos una herramienta para usar pesos de su país y tarjetas de dinero electrónico con beneficios impositivos, sin tener que pagar el “dólar turista” 30% más caro.

“Se ha hecho todo lo posible para que Punta del Este esté linda, para que los turistas puedan disfrutar, pero hay cosas que no dependen de nosotros”, señaló a La Nación el alcalde de la ciudad de Punta del Este, Andrés Jafif, que antes fue presidente de organizaciones inmobiliarias y de fomento de turismo de la zona. “Nos levantamos y miramos la pizarra para ver a cuánto está el dólar en la Argentina”, agregó.

El publicista Álvaro Moré, que trabaja con el Ministerio de Turismo, hizo contactos con agentes financieros para impulsar un instrumento combinado. La idea se concretó con una red de cobranzas que emite tarjetas prepagas con los mismos beneficios de las de crédito, con devolución de parte del IVA en restaurantes y en compras varias. “Las tarjetas prepagas Master Card son una gran oportunidad para los argentinos, se las dan en el momento en más de 1000 locales y son aceptadas en todo Uruguay y les devuelven impuestos”, señaló al matutino.

El turista llega con pesos argentinos, compra una tarjeta con una cotización que se ajusta lo más posible para que sea útil para el extranjero, y luego la usa para pagar, recibir las bonificaciones del plan uruguayo de inclusión financiera, y para turismo interno. No aplican a esas tarjetas locales los beneficios para extranjeros de devolución total del impuesto. Así usan una tarjeta sin que les apliquen en la Argentina el impuesto al dólar.

La ministra de Turismo, Liliam Kechichian, dijo que el gobierno realiza “el máximo esfuerzo fiscal para amortiguar” los efectos desfavorables, con “renunciamiento impositivo” como beneficio para que lleguen los veraneantes. Pero reconoce que las nuevas medidas son “un golpe final” que hará sufrir al sector turístico.

Por los privados, el presidente de la gremial inmobiliaria del Este, Javier Sena, dijo que “los precios bajaron entre 15% y 20% en relación con la temporada anterior”.

El vicepresidente del Centro de Hoteles de Punta del Este, Franco Manzino, planteó que las reservas venían bajas para enero, pero eso empeoró luego del anuncio de más restricciones en la Argentina.

Jafif admitió que hay baja de alquileres de locales, lo que muestra la tendencia contractiva de la temporada.