Más cepo ? Los argentinos podrían estar sufriendo en estos días una nueva reducción en la ración de dólares mensuales que les permite comprar la AFIP. El promedio por persona cayó en los primeros dos días de junio a menos de u$s 700, a pesar de que se ubicaba en los u$s 740 en los meses anteriores y que, por la recomposición de los sueldos, mostraba una tendencia levemente creciente mes a mes. En algunos bancos llegaron a sorprenderse ayer, además, por algunas limitaciones que encontraron en determinados casos de hasta el 30% con relación con los niveles que habían sido validados en abril.

La fórmula que usa el organismo del Gobierno para aprobar la cantidad de divisas que pueden comprar los clientes en las ventanillas de los bancos, que por normativa contempla el 20% de los ingresos promedio de los últimos doce meses, no deja de tener algunos elementos ocultos y misteriosos, aun así, porque evalúa en todos los casos la “capacidad contributiva” de cada asalariado. Las últimas cifras oficiales, de los primeros dos días de junio, parecen dejar en evidencia que el tope de la AFIP podría haberse reducido sin aviso: la cantidad adquirida por persona fue ayer de sólo u$s 685; y el lunes, de u$s 699. En las primeras dos jornadas de marzo, abril y mayo, sin embargo, se había ubicado entre los u$s 734 y los u$s 750 .

Se trata de una nueva aplicación del cepo cambiario ? No hay motivos a la vista para explicar una caída en la cantidad demandada por persona. En primer lugar, el precio del dólar oficial no varió demasiado en estos meses y se encuentra aún muy por debajo del “blue”.

La brecha entre ambos, todavía del 40%, permite obtener en un solo día al menos $ 175 de ganancia por cada u$s 100 comprados y vendidos en una cueva.

En segundo lugar, porque si bien las expectativas de devaluación se moderaron levemente en los últimos meses, éstas no desaparecieron por completo: en el Rofex, los inversores creen todavía que en un año el dólar se ubicará en los $ 11,54, y dejará así un retorno del 28% en pesos, mucho mayor de lo que puede ofrecer hoy un plazo fijo (23%).

En tercer lugar, porque los aumentos salariales que está permitiendo el cierre de las paritarias deja aún más dinero disponible en manos de los argentinos. El fuerte crecimiento que se ve en el efectivo que queda en poder del público (y fuera de los bancos) refleja esto: hoy ya es del 34% anual, según las cifras del BCRA, y se ubica por primera vez muy por encima de la emisión de pesos (que es del 31,5% anual).