El mercado informal se pinchó tanto en precio como en volumen. El blue cayó 45 centavos por la restricción de pesos del BCRA, la baja del liqui y los llamados oficiales

Ayer el gobierno combatió la suba del dólar por todos los frentes: mercado oficial, paralelo, contado con liqui y Mep. El objetivo se cumplió, contuvo a todas las versiones, e incluso el blue perforó el nivel de los $ 15, hasta cerrar en $14,85, lo que significó una baja de 45 centavos respecto del viernes. Sin embargo en la City aseguran que se trató de una victoria efímera, ya que la tendencia de fondo sigue siendo alcista.

Según informaron fuentes del mercado cambiario, el Banco Central (BCRA) “no entregó efectivo y complicó la operatoria del dólar paralelo”. De hecho la falta de liquidez se pudo comprobar además en el Call, que se disparó a 31%, muy por encima del nivel de la semana pasada, dado que el martes los préstamos a un día entre bancos se negociaban a 11%.

Si bien la presión no siempre logran enfriar al blue, esta vez las cuevas optaron por ceder ante la voluntad del gobierno.

Sucede que los avances del “contado con liqui” y el dólar Mep también fueron contenidos, una acción que suele influir sobre el mercado informal. El primero cayó 5,5%, se hundió desde $ 15 hasta cerrar en $ 14,20 de la mano de las ventas de bonos de la Anses, mientras que el segundo mientras que el segundo ascendió levemente, 13 centavos, a $ 14,21.

Por su fuera poco, no faltaron los llamados a las cuevas: “El blue bajó a $ 14,85 y después se murió el mercado. Recibieron un par de llamadas y optaron por dejar todo y volver a sus casas”, comentó un operador que pidió no ser identificado.

También hay que destacar que fueron muy pocas los negocios concretados, y por sumas muy pobres.

En el terreno oficial tampoco hubo mucho volumen. Las fuentes del mercado señalaron que el Central “dejó operar y recién apareció sobre el final, donde barrió con todas las posturas hasta hacer caer el precio”. No obstante, el dólar mayorista cerró medio centavo arriba, en $ 8,455.

Lo que logró la autoridad monetaria, es impedir que la divisa estadounidense terminara en el máximo intradiario de $8,472.

Así explicaban los operadores la estrategia del BCRA: “Lo fuerte se negoció en $ 8,465 y $ 8,47, para que después el Central fijara el precio como mejor le conviene”. De hecho, la fuente citó el precio de referencia, $ 8,465, que está un centavo arriba del precio en el que cerró.

En el spot el monto fue de casi u$s 220 millones: en el Siopel se operaron u$s 80 millones y en el Mercado Electrónico de Cambios (MEC) u$s 119 millones.

En cuanto al mercado de futuros, el volumen fue ínfimo: u$s 11 millones. Para fin de año se pactó un dólar a $ 8,9765 en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) y a $ 9,005 en Rofex.

En tanto, el dólar ahorro y el dólar tarjeta, quedaron en $ 10,18 y $ 11,46 cada uno.

Por otro lado, la suba del Call respondió a una tendencia alcista que comenzó al semana pasada. El martes comenzó el ascenso sostenido, pasó del 11% al 23% del miércoles y luego al 26% el jueves, hasta que el viernes tocó un 28%, ayer subió tres puntos más. Desde la mesa de dinero de un banco informaron que se trata de una sumatoria de factores, entre las cuales sobresalen la contracción monetaria de septiembre y el armado de las entidades a principio de mes.

De esta manera, en la City coinciden en que “por un par de días” el dólar puede seguir debilitado. “Esta serie de presiones no es algo nuevo, ya lo vimos otras veces, y siempre pasa lo mismo, afloja por unos días y después vuelve a repuntar, ya que estructuralmente no hay cambios”, aseguró una fuente.

Pese a la venta, las arcas se ubicaron en los u$s 27.754 millones, u$s 5 millones más que el viernes.