Los bancos podrán otorgar créditos en dólares al importador de bienes y servicios argentinos de modo directo, o a través de una entidad del exterior

La autoridad monetaria flexibilizó el régimen de uso de los depósitos en moneda extranjera. Hasta ahora estaba limitado a los exportadores

En la reunión de directorio, la autoridad monetaria resolvió que “las entidades financieras podrán destinar parte de los depósitos en dólares a
financiar a los importadores de productos o servicios argentinos”.

Según datos del sistema las entidades en conjunto tienen inactivos unos USD 13.000 millones por falta de demanda de sectores generadores de divisas de modo directo e indirecto, como los proveedores de insumos y servicios a compañías exportadoras.

Con la decisión que tomó el Directorio del BCRA los bancos podrán dar esta variante de préstamos en dólares a través de dos vías: en forma directa al importador o a través de líneas de crédito a cualquier banco del exterior que participe en la operación.

Mediante este mecanismo, los bancos argentinos podrán transformarse en fuente de fondeo para clientes de empresas exportadoras argentinas del exterior, cumpliendo un rol similar al que cumplen los bancos de desarrollo en otros países (como el BNDES de Brasil, por ejemplo).

De esta manera, se estima que la creciente capacidad de ahorro en dólares del sistema financiero podrá ser aprovechada para impulsar la capacidad exportadora de nuestro país, incrementar su productividad y dinamizar su economía.

El sistema bancario mantiene ociosos unos USD 13.000 millones por falta de demanda

Esta flexibilización contempla la posibilidad de obtener beneficios en casos de que las compañías importadoras o sus bancos corresponsales gocen de una calificación crediticia más favorable que su contraparte local.

Los depósitos en dólares del sector privado han registrado un permanente crecimiento desde la unificación cambiaria dispuesta en diciembre de 2015 y de otras políticas implementadas por el BCRA, junto con el blanqueo de activos que venció el 31 de marzo.

En la actualidad, los depósitos en moneda extranjera del sector privado superan los USD 24.000 millones, mientras que los préstamos otorgados en la misma moneda se ubican por debajo de los USD 11.000 millones. Esta flexibilización en la política crediticia ayudará a aprovechar parte de esa capacidad prestable ociosa verificada en el sistema financiero argentino.