Vender contratos de futuro de dólar, permite cubrirse de la caída del tipo de cambio. Quiénes generalmente usan o debiesen usar esta operación son los exportadores

El consejo se basa en el ingresos de divisas de fondos institucionales que seguirá provocando una baja del billete.

“Es un buen momento”, dicen en la City. Un buen momento para cubrirse ante un dólar que seguirá cayendo debido al ingreso de divisas de fondos institucionales que aprovecharán la lebaquización, deporte predilecto de los carrytradistas.

Quienes conocen al futuro de dólar en su rol de funcionar como un seguro de cambio, en su mayoría lo conocen y/o lo han usado “comprando” contratos de futuro para fijar un tipo de cambio a futuro y así cubrirse ante una suba del dólar en una fecha determinada. O sea lo conocen como un instrumento para “dolarizar” todo o parte del capital de trabajo en pesos de sus empresas (caja operativa + cuentas a cobrar + otros no dolarizados) sin necesidad de inmovilizarlo y/o para “dolarizar” sus ahorros en pesos colocados a tasa (en Lebacs por ejemplo), sin por ello tener que desarmar la inversión. En resumen, quienes compran contratos de futuro de dólar, están cubriéndose ante una posible suba del tipo de cambio.

La operación inversa, o sea el vender contratos de futuro de dólar, permite cubrirse de la caída del tipo de cambio. Quiénes generalmente usan o debiesen usar esta operación son los exportadores, a los cuales una baja del dólar los perjudica dado que cobran sus ventas en dólares pero sus costos son en su mayoría en pesos -al menos debiesen cubrir la porción de costos que son en pesos-.

“Si tenemos en cuenta que la suba en la cotización del dólar durante las últimas semanas se debió más a un tema psicológico por el tema electoral que a la dinámica de la economía y del comercio exterior, podemos presumir que podría ser un excelente momento para fijar un piso de tipo de cambio para los próximos meses”, .recomienda Mariano Sardáns, CEO de FDI.

Recuerda que igual situación se produjo con el efecto Trump, el efecto Temer y la fallida calificación de Argentina como país emergente, luego de los cuales el tipo de cambio volvió a caer.

“Claramente podríamos estar en un “pico” de expectativas del tipo de cambio para los próximos meses que mediante la venta de contratos de futuro se podrían ya fijar y capitalizar”, afirma Sardáns.