El dólar retrocede y ayer perdió otros 6 centavos . Los especialistas sostienen que podría encontrar una resistencia en torno al valor actual. Sin embargo, un precio por debajo de los $ 17 encendería señales de alerta.

Ayer el dólar perdió otros 6 centavos y los especialistas sostienen que podría encontrar una resistencia en torno al valor actual. “El mercado cree que va a encontrar un piso en $ 16,80 o $ 17”, indicó Claudio García, operador de Oubiña mercado de cambios. En el segundo día después de las PASO, la divisa experimentó la segunda baja consecutiva en el segmento mayorista y quedó en $ 16,97/17,07 por unidad. El billete minorista, en tanto, se vendió a $ 17,35 en la City porteña.

Luego de la escalada que había tenido el dólar en la previa de las elecciones, el el dólar se desplomó una vez que se conoció el resultado. Tanto en el mercado mayorista como en el minorista, el dólar retrocede al perder 64 centavos entre el lunes y ayer. Sin embargo, los operadores esperan que las próximas jornadas sean más tranquilas: “Los precios parecieron encontrar un piso en un rango levemente superior a los $ 17 por unidad, después de haber alcanzado máximos históricos en los primeros días de la semana previa a la celebración de las PASO”, dijo Gustavo

Quintana, de PR Corredores de Cambio, en un informe para sus clientes. Un operador bancario coincidió: “Los mercados descuentan rápido las noticias. El lunes se descontó la noticia del domingo. Y hoy (por ayer) ya estuvo más equilibrado”.

Luego de estar quieto durante los primeros meses del año y hasta bajar a la zona de $ 15,30 durante mayo el dólar se despertó a fines de junio, cuando Cristina Kirchner confirmó su candidatura al Senado Nacional. A partir de entonces, se dispararon las compras de cobertura y la divisa se encaminó decididamente hacia los $ 18. En ese momento, el Banco Central (BCRA) empezó a intervenir con ventas de billetes.

En total, la autoridad monetaria vendió más de u$s 1800 en la previa electoral. Una vez superados los comicios, el organismo se apartó y el mercado hizo lo suyo. Así lo explicó Amilcar Collante, economista de CeSur: “El régimen de flotación estuvo en modo electoral y se apagó de nuevo. Creo que el BCRA no va a intervenir si el tipo de cambio se acomoda por sí mismo en un lugar competitivo. Si se va muy abajo, puede volver a intervenir pero me parece que va a esperar para mostrarse porque sino todos van a saber cuál es el piso”.

En la misma línea, un operador bancario indicó: “Me parece que el BCRA está cómodo con este dólar oficial. La intervención podría llegar más cerca de los $ 16,25. Hay que tener en cuenta que el organismo se toma su tiempo para intervenir. En mayo, recién empezó a comprar cuando la cotización cayó a $ 15,30. Y esperó que subiera más de $ 2 para empezar a vender entre julio y agosto. El BCRA prefiere la flotación y solo participa del mercado si hay algún movimiento muy disruptivo”.

Para Claudio García, en cambio, la intervención llegaría antes. En su visión, “si el mayorista quiebra los $ 16,80, el mercado cree que el BCRA va a salir a comprar”. La rueda de ayer tuvo bajo volumen solo se operaron u$s 440 millones ya que la oferta se retiró ante la caída en la cotización. Los mínimos de la jornada se anotaron en $ 17,01. En los últimos minutos de negociación la demanda se recuperó por ventas provenientes de bancos internacionales y sostuvo el precio en $ 17,07