El Banco Central registró ventas netas de las empresas; y menor demanda del público para la compra de dólares para ahorro y turismo. Recesión, alta paridad cambiaria y menor ingreso real fueron las principales causas

Un tipo de cambio que por tercer mes consecutivo se mantuvo en el rango de $39 para la venta a particulares y hasta un peso menos para las empresas que operan en comercio exterior, parece haber constituido un valor que, junto a tasas de interés por arriba de 48% anual para las colocaciones a plazo fijo y más del 65% anual para el tomador de crédito, invitan más a la venta que a la compra.

Eso es lo que una vez registró el informe del balance cambiario del Banco Central: “en noviembre, las empresas del sector real fueron vendedoras netas de moneda extranjera por unos USD 900 millones. Dentro de ese grupo, el principal sector con oferta neta en términos históricos, ‘oleaginosas y cereales’, tuvo ventas netas por unos USD 1.100 millones, con una caída interanual de 34%, causada principalmente por la sequía que afectó a sus principales cultivos en la cosecha de este año”, informó la autoridad monetaria.

Mientras que en el caso de las empresas del sector real no agropecuario, la entidad registró en el último mes “compras netas por unos USD 200 millones. La diferencia con las compras netas por USD 2.250 millones de noviembre de 2017 se explica en parte por el freno en las importaciones de los últimos meses”, agregó el análisis.

Las empresas del sector real fueron vendedoras netas de moneda extranjera por unos USD 900 millones, mientras que las personas físicas compraron de forma neta apenas USD 450 millones

Las personas humanas, que básicamente demandan moneda extranjera para atesoramiento y viajes al exterior, compraron de forma neta USD 450 millones, lo que significó el cuarto mes consecutivo con caída respecto al mes anterior y un nuevo mínimo desde la flexibilización de la normativa cambiaria en diciembre de 2015.

“Esta disminución en las compras netas de individuos se observó en la demanda neta de billetes para atesoramiento, con la particularidad que volvió a aumentar la cantidad de individuos que vendieron y disminuyó la cantidad que compraron respecto a lo visto en octubre”, explican los técnicos del Banco Central.

Volvió a aumentar la cantidad de individuos que vendieron y disminuyó la cantidad que compraron respecto a lo visto en octubre
Y agregan los técnicos del BCRA: “los inversores institucionales y otros, tanto residentes como no residentes, tuvieron compras netas por USD 300 millones, que representó el 17% de la salida neta promedio mensual que tuvieron desde el inicio de la inestabilidad cambiaria del último abril”.

Por el contrario, las entidades aumentaron su Posición General de Cambios (PGC) en USD 780 millones, básicamente por la suba en las tenencias de billetes, fondeada con retiro de depósitos en el BCRA. En el mercado de cambios, le compraron USD 130 millones a sus clientes y usaron fondos propios por USD 490 millones para cancelaciones de préstamos, suscripciones primarias de títulos valores y pagos de intereses, y finalizaron el mes con un stock de USD 5.095 millones.

En cuanto a los mercados a futuros, la autoridad monetaria comunicó: “el volumen negociado totalizó USD 17.322 millones, con ventas netas por USD 380 millones. Las entidades extranjeras resultaron vendedoras netas por USD 700 millones (revirtiendo su tendencia compradora de los últimos 15 meses) y las entidades locales fueron compradoras netas por USD 700 millones”.

El resultado cambiario neto de noviembre para el “sector privado no financiero” fue superavitario en USD 200 millones, en contraste con el acumulado del año que registró egresos netos de entradas por USD 25.300 millones.

Las expectativas de los operadores financieros prenuncian una demanda estacional de divisas, tanto para atesoramiento como para viajes. Sin embargo, el cobro anticipado del medio aguinaldo en la administración pública que registra ingresos superiores a los del sector privado no llegó a manifestarse a pocos días de cerrar el mes, habida cuenta de que sólo quedan 6 días hábiles.