A partir del 27 de enero, los bancos centrales de la zona euro dejarán de emitir billetes de 500 euros, ya que las autoridades consideran que facilitan las actividades ilegales.

“A partir del 27 de enero de 2019, 17 de los 19 bancos centrales nacionales de la zona euro no emitirán más billetes de 500 euros”, indicó el Banco Central Europeo (BCE) en su página web.

Alemania y Austria contarán con un plazo extra. Para garantizar “una transición armoniosa y por razones logísticas”, el Banco Federal de Alemania y el Banco Nacional de Austria continuarán sin embargo emitiendo estos billetes hasta el 26 de abril incluido, precisó la institución monetaria europea.

El BCE decidió en mayo de 2016 dejar de producirlos y programó el final de su emisión hacia finales de 2018.

La institución monetaria explicó que tenía en cuenta las “inquietudes sobre el hecho de que este billete pueda facilitar las actividades ilícitas”. Su mala reputación le valió incluso la calificación de “billetes Bin Laden”.

La decisión no obstante fue muy criticada en algunos países, y en particular en Alemania donde la población sigue apegada al uso de monedas y billetes.

Estos billetes de color púrpura actualmente en circulación seguirán siendo “legales y podrán por consiguiente ser utilizados como medio de pago”, preció el BCE. Además, mantendrán de manera permanente su valor y podrán cambiarse en los bancos centrales de la zona euro sin límite de tiempo.

Los billetes de 500 euros representan actualmente apenas el 2,4% del número de billetes de euros en circulación, pero un poco más del 20% de su valor acumulado, es decir, alrededor de 261.000 millones de euros, según las últimas estadísticas del BCE. En total, cerca de 521 millones de billetes de este tipo estaban en circulación en noviembre.

En la práctica, los últimos fueron fabricados en 2014. Desde entonces, la demanda ha sido cubierta por los billetes en circulación y en reserva.

En Argentina, donde 500 euros equivalen a unos 21.500 pesos argentinos, los billetes podrán ser cambiados normalmente en bancos y casas de cambio mientras sigan en circulación.

 

 

Con información de AFP