El dólar blue no detuvo su carrera ascendente, impulsado por las versiones sobre el enfrentamiento entre el Ministro de Economía y el Presidente del Banco Central.

También influyó en el nerviosismo del mercado que en los últimos días la entidad monetaria sumó muy pocos dólares al Tesoro, pese a que es la mayor época de ingreso de divisas por exportaciones de soja.

Luego de cerrar el martes a $11,77, este miércoles la divisa informal subió 28 centavos y se negoció a $12,05 para la venta. Es decir, aumentó 90 centavos en las tres jornadas de esta semana. Y en todo mayo ya subió 1,50 pesos.

“Cuando tocó los $12, la demanda aflojó un poco, pero si los rumores siguen y no hacen nada, es muy probable que vuelva a los $13 que tocó en enero pasado”, afirmó un cambista a iProfesional.

Y completó: “El jueves será una jornada decisiva para ver si el Gobierno intercede en el mercado informal y frena su alza”.
Por su parte, el dólar oficial cerró sin cambios en los $8,075, con lo que el dólar ahorro se ubicó en los $9,69 y el dólar turista o tarjeta en los 10,90 pesos.  De esta forma, la brecha entre el dólar blue y el oficial se elevaba al 49,2 por ciento.

El Banco Central compró este miércoles unos u$s30 millones, y en la jornada anterior alrededor de u$s50 millones, según operadores cambiarios, aunque una muy baja cantidad de los mismos pudo canalizarse a las reservas, ya que se debieron afrontar pagos de importaciones de energía.

“Los exportadores están bajando sus niveles de liquidación de divisas”, dijo una fuente de la city porteña a la agencia Reuters.
Finalmente, el dólar que se opera en la bolsa porteña se ubicaba en los $11,28 y el Contado con liqui trepaba a los $10,92.

El tipo de cambio teórico de equilibrio o convertibilidad, que surge de la relación entre la circulación monetaria de pesos en la economía respecto a las reservas internacionales que posee el Banco Central, arroja un valor implícito para el dólar de $12,78.

“El dólar blue copiará al dólar convertibilidad. Este debería ser su primer objetivo, sin embargo, en muchas oportunidades llegó a superar este valor de referencia, con lo cual, no sería descartable que vuelva a $13, nivel que alcanzó en enero”, opinó el analista Salvador Di Stefano.

Según un artículo de The Economist, se menciona la posibilidad de que el Gobierno siga devaluando lentamente, a un ritmo del 2% mensual, o trate de mantener al peso fuerte como ancla antiinflacionaria, aunque considera inevitable que en algún momento haya una suba más drástica del dólar.

“Preveemos que el tipo de cambio se devaluará el resto del año, ya que sino el Gobierno debería tener que poner más controles a las importaciones o perder reservas, cosas que no creo quiera hacer.  Por lo que esperamos que el dólar se ubique a $9,50 en promedio de acá a diciembre”, dijo a iProfesional Marcos Ochoa, economista jefe de la Escuela de Posgrado de Negocios de la Universidad de Belgrano.

Por el lado de Gastón Rossi, director de LCG Labour capital growth y ex secretario de políticas económicas del Ministerio de Economía, “quizás el Gobierno espera a que pasen las paritarias para comenzar a depreciar la moneda para mejorar la competitividad”.

Es decir, hasta el momento, la inflación ya “se comió más del 40% de lo que se ganó de competitividad en enero con la devaluación”, agregó.