La debilidad del tipo de cambio se trasladó también a los futuros, donde a fin de año los contratos casi perforan la barrera de los $ 18. El mayorista perdió 22 centavos en la semana

El dólar arranca la semana por debajo de los $ 17 nivel de mediados de julio pasado y, en sintonía, las expectativas de devaluación también se desinflaron: el futuro a diciembre cerró el viernes a $ 18,11.

Con un tipo de cambio tan debilitado, lejos quedaron los pronósticos de un dólar a $ 19,30 para fin de año. De hecho, las operaciones de futuro están incluso por debajo de los $ 18,20 previstos por el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) de agosto.

El viernes el dólar mayorista cerró dos centavos y medio abajo, en $ 16,975, mientras que el billete se vendió a un promedio de $ 17,27, un centavo menos que en la víspera.

De esta manera, la semana pasada el mayorista perdió 22,5 centavos, una caída significativa pero aún inferior a los 44 centavos que había retrocedido después de las PASO. En aquel momento fue la buena elección de Cambiemos y la promesa de que el resultado se replicaría en octubre lo que hizo que el dólar se hundiera ante el peso, además de que el dólar venía de máximos históricos. Ganar las legislativas el mes que viene le daría al Gobierno un respaldo para afrontar las reformas que esperan los inversores. Hoy esta esperanza persiste y se complementa con las altas tasas en pesos que ofrece el mercado, por eso el peso se fortalece.

El jueves el dólar quebró la barrera psicológica de los $ 17, y si bien ya se hablaba de un piso de $ 16,80 . El viernes surgieron algunas compras de inversores privados, pagos que contuvieron la caída, pero que no alcanzaron para evitarla. “El viernes el mercado aguantó bastante sin ayuda. Hay que ver si el lunes (por hoy) se mantiene firme o si si cae fuerte y llegamos a ver una intervención del Banco Central.

Igualmente lo creo difícil, se sigue hablando de un piso de$ 16,80, es decir que hasta que no toque ese precio no vamos a ver al Central por acá”, comentó una fuente en off the record.

En la plaza porteña se espera la aparición del BCRA, por medio de los bancos públicos (como acostumbra intervenir), desde que el tipo de cambio coqueteaba los $ 17,20. Sin embargo el dólar siguió cayendo hasta perforar los $ 17 sin ninguna señal por parte de bancos oficiales. Es que al mismo tiempo, en la City creen que el presidente del BCRA, Federico Sturzenegger, está conforme con que el dólar se mantenga débil antes de las elecciones, además de que así defiende la política del organismo: la fluctuación libre del tipo de cambio.

No obstante, en algún momento el BCRA deberá pagar. “No hay que olvidarse que Sturzenegger dijo hace algunos meses que quería subir las reservas; en algún momento deberían arrancar las compras”, recordó la fuente en off.

Futuros a diciembre

El organismo monetario no sería el único interesado en comprar barato. El viernes algunos inversores se tentaron con el precio. “La oferta estuvo muy activa desde el inicio de la fecha hasta bien entrada la última parte de la misma. Una pequeña reacción de la demanda impulsó una mejora de los valores del dólar en la última media hora de operaciones que llegaron a tocar máximos en los $ 17, pero sin poder sostenerse hasta el final del día”, detalló Gustavo Quintana de PR Corredores de Cambio.

En la misma línea, en Global Agro Broker señalaron que “en niveles de $ 16,95 el dólar encontró un soporte de bancos privados que recortaron la caída”.

En cuanto a los futuros, también desde Global Agro Broker informaron que “abrieron ofrecidos, en sintonía con el spot, y se negociaron más demandados durante el resto de la rueda, reflejado en tasas implícitas que ganaron 1 punto porcentual en las posiciones hasta 120 días y sostuvieron niveles muy elevados”. A fin de mes el contrato se fijo a $ 17,145, a una tasa de 26% anual, pero el resto de los plazos registraron tasas de entre 22 y 24%.