Pese a que el objetivo que persigue la autoridad monetaria a cargo de Federico Sturzenegger es “desinflar” el ritmo de aumento de los precios al consumidor con una política de altas tasas de interés y retiro del mercado de los pesos que considera excedentes, en una nueva licitación de Lebac decidió mantener la renta que desde hace dos semana ofrece ese instrumento y dejó que los bancos y empresas se llevarán más de $10.000 millones, equivalente a casi 2% de la cantidad total de dinero en efectivo en circulación.

De todas formas, para atenuar ese impacto sobre los precios de la economía, a través de operaciones de compra y venta en el mercado secundario, Bolsas y Mercado Abierto Electrónico, el BCRA logró absorber unos $4.300 millones, y atenuó el saldo neto expansivo a poco más de 6.000 millones de pesos.

CON TASAS DEL 38% ANUAL EL BCRA NO PUDO ABSORBER FONDOS NETOS DEL MERCADO

Al respecto, en un comunicado explicativo de la política monetaria, la entidad destaca que “durante el último verano, el Banco Central de la República Argentina enfocó su política en la reducción de los agregados monetarios, para absorber la liquidez excedente y contener el efecto inflacionario de los cambios en precios relativos ocurridos durante ese período. Gradualmente, la autoridad monetaria ha migrado a una política en la que el principal instrumento es la tasa de interés, procurando ubicarla en un nivel que logre rápidamente una desinflación de precios. El uso de la tasa de interés como herramienta principal de política monetaria es la práctica habitual en países con metas de inflación, régimen hacia el que esta autoridad monetaria está transitando”.

Sendero de las tasas de interés
La tasa de interés que el BCRA utiliza como referencia de política económica es la Lebac de más corto plazo, la cual por tercera semana consecutiva se mantiene en 38% anual, esto es más de cinco puntos porcentuales por arriba de la tasa de inflación que hasta febrero midió la Dirección de Estadística y Censos del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires y dos más que el 36% que registró la Dirección de Estadística del Gobierno de la provincia de San Luis.

Y agrego el comunicado oficial que “la relajación de tasas de interés tendrá lugar únicamente cuando el BCRA perciba que la tasa de inflación está en un sendero claramente descendente”.