El ministro de Hacienda saliente aseguró que el sinceramiento fiscal impulsado por el Gobierno “fue un éxito”. A poco de dejar el cargo, el funcionario brindó una conferencia de prensa a cerca de los resultados del blanqueo .

El Gobierno adelantó que el blanqueo llegó a los u$s 90.000 millones
En su última conferencia de prensa como ministro de Hacienda y Finanzas del gobierno de Macri, Alfonso Prat-Gay anunció que hasta el momento el blanqueo de capitales lleva acumulada la cifra de u$s 90.000 millones, lo cual calificó como “un éxito” del régimen de sinceramiento fiscal que cerrará su última etapa el 31 de marzo de 2017.

Al hablar junto con el director de la AFIP, Alberto Abad, Prat-Gay indicó que la suma equivale a 1,333 billón de pesos, a través de 235 mil declaraciones juradas.

Anunció que “se recaudaron por penalidades en el blanqueo 82.000 millones de pesos”. “Se han suscripto 560 millones de dolares en bonos a 7 años”, dijo Prat Gay.

“Esto supera las expectativas de los más optimistas y es una señal que la situación está cambiando. En el último intento de blanqueo bajo el gobierno de Cristina Kirchner se declararon u$s 2.600 millones de dólares, es decir que ahora ya se exteriorizaron 35 veces más activos. Si esto no es una prueba contundente de la confianza en el país, en el recaudador, en el presidente Macri, qué otra cosa es”, agregó Prat-Gay, quien recordó, además, que el blanqueo argentino casi duplica los u$s 52.500 millones que consiguió Brasil, siendo que Brasil es una economía mayor a la nuestra”.

De acuerdo al ministro, se trata del blanqueo “más importante de la historia argentina y uno de los más importantes del mundo”. Advirtió, además, que los 82 mil millones de pesos recaudados representa 1 punto del PIB. “No es el triunfo de un gobierno sino de un cambio cultural”, reforzó Prat-Gay.

Dijo también que estos u$s 90 mil millones son, a su vez, más base imponible que ahora está formalizada y por lo tanto tributará impuestos.

A la hora de un balance general sobre su gestión Prat-Gay aseguró que se cumplirá con la meta de déficit fiscal de 4,8% del PIB, al que calificó como “alto” y que “hay que ir bajando gradualmente”. Señaló también que, en la segunda mitad de año, bajaron la inflación a la mitad.

Advirtió que la caída de la recaudación, por la recesión económica, fue más que compensada por el blanqueo y recordó que el objetivo final del régimen de sinceramiento fue y es la reparación histórica de los jubilados.

“Cumplimos con la meta de déficit a pesar de la recesión y cumplimos a pesar de ser minoría en el Congreso, donde la negociación de leyes a la que estamos obligados nos generó en ocasiones más déficit del que teníamos previsto”, dijo el titular de Hacienda y Finanzas.

“El nivel de reservas ya no es noticia tras la salida del cepo”, dijo y señaló que esa medida, combinada con el arreglo con los holdouts permitió iniciar una reducción del déficit fiscal en forma gradual a partir de poder retomar el acceso al mercado de crédito, tanto internacional como local.

“Sin el acuerdo con los holdauts hubiera sido imposible tener una estrategia de inserción en el mundo. Este año teníamos servicios de deuda por u$ 50.000 millones, deuda que no contrajimos nosotros. Sino recuperábamos el acceso al financiamiento no hubiéramos podido realizar en forma gradual la reducción del déficit y no había margen político ni social para hacerlo todo de golpe”, explicó.

Prat-Gay dijo que “tenemos una sensación de misión cumplida en todos estos frentes, en un año muy duro de transición. La política fiscal estuvo al servicio de los más débiles, ya que no cortamos los planes sociales, sino que los ampliamos y estuvo al servicio de la gobernabilidad”.

“Dejamos el auto preparado con la ruta pavimentada”, graficó el expresidente del Banco Central, quien anticipó que el año que viene habrá “señales muy claras, de volver a crecer y volver a generar empleo”.