Dos millones de argentinos realizaron operaciónes para comprar dólares en medio de la última corrida preelectoral.  La demanda de divisas cayó 35% tras el resultado de las PASO, pero la intensidad que había alcanzado durante el mes y medio previo marcó un nuevo récord

El apetito dolarizador, que llevó a más de dos millones de argentinos a comprar dólares entre julio y la primera parte de agosto, quedó saciado tras las PASO. Las compras netas de billetes por parte del público, que habían llegado a promediar los US$ 132 millones diarios en medio de la corrida preelectoral contra el peso, pasada esta instancia descendieron 35,5% para ubicarse en una media de US$ 85 millones por día.

Así los confirmó el balance cambiario de agosto, divulgado esta tarde por el Banco Central (BCRA), el que da cuenta de un nuevo récord histórico mensual en el volumen de divisas operado en la plaza local que escaló hasta los US$ 46.552 millones, cifra que supera en US$ 4287 millones al máximo de julio y que resulta 62% mayor a la operada en el mismo mes del 2016.

El informe confirma que 1.075.020 personas compraron divisas (dólares en el 96,5% de los casos) lo que supone la “máxima concurrencia observada desde la liberación del mercado en diciembre de 2015 y representa un incremento de 100.000 clientes respecto a lo observado en julio”. Vale recordar que ese mes el total de compradores ya se había arrimado a un millón de personas (fueron 983.485) , la mayor parte de ellos inversores pequeños y ahorristas que buscaban defender el valor de sus tenencias ante la sostenida escalada que ensayaba el billete hasta que el BCRA lo puso a raya vendiendo el 3% de sus reservas para evitar que supere los $ 18 e influya en la campaña

Todos los datos tienden a confirmar que el fuerte salto en la toma de coberturas cambiarias registrado en julio y la primera parte de agosto estuvo relacionado con la cuota de incertidumbre que el dictamen de las urnas ponía sobre el devenir futuro de la economía. De hecho, la retracción del 35% en la demanda del público llegó cuando el billete pasó a abaratarse, producto del vuelco en las expectativas del mercado.

El desagregado de la información estadística proporcionada por el BCRA permite observar que el 42% de las compras de billetes (unos US$ 1.490 millones) fueron realizadas por importes de hasta US$ 10.000 mensuales por cliente y representa al 96% de la cantidad de clientes que “pasaron por ventanilla” para escapar del peso. La compra promedio fue por US$ 1184, por lo que resultó inferior a la media de US$ 1483 que había dejado julio. Parte de esas compras explicaron el incremento en US$ 630 millones que mostraron los depósitos bancarios privados en dólares el pasado mes.

A su vez las compras mayores a US$ 2 millones concentraron el 48% del total, unos cinco puntos porcentuales por encima de lo observado el mes previo y la mayoría de ellas se activó cuando el billete comenzó a desandar el camino alcista.