Tras superar los $ 15, el dólar convertibilidad cayó a $ 13,52, aunque se prevé una suba por mayor emisión de pesos para pagar aguinaldos estatales y financiar el déficit fiscal

“Seguramente la brecha entre el dólar oficial y el paralelo empiece a subir algo de nuevo: sobran pesos y esta semana muchos pagan aguinaldo y el bonus de fin de año”, pronostica un correta, como denominan en la jerga a los mayoristas del billete que se vende en las cuevas.

Hoy el blue abrirá a $ 12,85 para la venta, pero en el mercado temen que la mala expectativa por el fracaso del canje provoque una suba por encima de los $ 13. De hecho, por “fichas grandes”, o sea, operaciones por encima de u$s 40.000, el dólar paralelo no se opera por debajo de $ 13,20. La razón hay que buscarla en el menor volumen que mueve el mercado y en los mayores controles que se ejercen desde el Banco Central, lo que provocó menor competencia de las “grandes manos” y una ampliación en el spread entre el precio de compra y el de venta, al tener más riesgo para operar. En efecto, varios lo hacen después de las tres de la tarde, una vez que los controles se van de la City.

De todas formas, el comentario en las mesas es que el blue hoy está barato, ya que el precio se encuentra por debajo del valor teórico del dólar, también llamado dólar convertibilidad, que tras pasar los $ 15, el ingreso del swap chino a las reservas lo hizo bajar a $ 13,52. Para esta cuenta, se toma el circulante, de $ 409.124 millones y se la divide por los u$s 30.266 millones de las reservas del Banco Central.
Desde el cepo cambiario, este dólar convergencia suele seguir en un 97% al tipo de cambio paralelo. El punto que que se prevé una suba de este dólar convergencia en los próximos días, ya que el Estado deberá emitir más pesos para pagar aguinaldos a todos los empleados y para financiar el déficit fiscal. Además, en el balance semanal que se puede ver en la web del BCRA las últimas cifras disponibles son del 30 de noviembre pasado, con lo cual el circulante ya pudo haber aumentado en esta primera quincena, mientras las cifras de las reservas son actualizadas diariamente.
El otro aspecto que puede provocar un ascenso del billete informal es la llegada de las vacaciones. Hoy el dólar turista (oficial más 35%) cotiza a $ 11,61, apenas un 10% por debajo del blue. Por lo tanto, muchos preferirán ir directamente a las cuevas para abastecerse de divisas en lugar de pedírselos a la AFIP, para evitar quedar expuestos.

Otros, apenas cobren el aguinaldo y el bonus de fin de año recurrirán al mercado paralelo para tener sus ahorros en moneda dura, lo que les aporta a algunos mayor tranquilidad.
Acerca del bono de fin de año, cuentan algunos empresarios que deben pagarlo “en negro”, pidiéndole una factura al empleado, para que así lo puedan recibir entero: “De lo contrario, de $ 18.000 que le pagamos a alguien por buen desempeño, sólo le llegaría $ 11.000, con lo cual no logramos la retención, ya que los impuestos se quedan con casi la mitad de lo que nos cuesta a nosotros”, revelan.
Liqui sin liqui
“Cada vez entran menos dólares del exterior a través de la Bolsa por la borrachera de controles”, confiesa el dueño de una sociedad de bolsa, en alusión al mercado del contado con liqui, que no sólo se usa para fugar divisas, sino también para traerlas. Antes de la asunción de Alejandro Vanoli en el Banco Central, el blue chip llegó a mover u$s 120 millones por día, mientras hoy el volumen se redujo a menos del 10%: apenas u$s 10 millones diarios.
Los volúmenes más grandes eran de multinacionales que debían hacer una inversión, pero con el pánico que generan las inspecciones todos los agentes se manejan con suma precaución, y tienen temor de cualquier movimiento que hagan: “Se opera sólo lo extremadamente prolijo”, advierten en las mesas, donde empezaron a extrañar los llamados telefónicos de los clientes que, a raíz de los controles, prefieren pasar desapercibidos y posponer todo tipo de transacciones. Al reducirse mucho el canal que se tiene para ingresar los dólares por CCL, para los inversores y compañías no es negocio entrarlos por el canal oficial, ya que pierden en el acto un 50%, y la inversión (comprar un departamento, un campo o un auto) deja de ser rentable.