El dato de inflación será clave para el mercado. Las tasas en el Rofex que registran futuros del dólar ya treparon 500 puntos básicos en una semana

El mercado comienza a inquietarse por las distintas variables macroeconómicas y ese nerviosismo se traslada al mercado cambiario.

Comienzan a aparecer luces de alerta ya que, tras meses de apuntar a la baja, las tasas implícitas de devaluación en Rofex vuelven a subir.

¿Qué significa esto? Que si bien el mercado “compró” la desaceleración del ritmo de devaluación que fijó el ministro de Economía, Martín Guzmán, a principios de febrero, hay inversores que comienzan a tomar posiciones de cobertura frente a un eventual shock devaluatorio futuro.

Analistas, sin embargo, advierten que aún luce prematuro pensar en un cambio de expectativas.

A comienzo de abril la curva evidenciaba una pendiente positiva con tasas del 31% y 30% (TNA) en el tramo corto y del 38% (TNA) en el tramo más largo, a 300 días. En la actualidad, dicha curva subió un escalón y paso a niveles de 35% (TNA) en el tramo a 30 días, 37% (TNA) a 100 días y de 43,9% a 300 días.

Qué es dólar futuro y como se calcula ?

Juan Pablo Vera, jefe de operaciones de Tavelli y Compañía, indica que al comparar la curva de tasas de devaluación implícita en Rofex frente a la de la semana anterior, la suba en las tasas fue de 500 puntos básicos (5%), mientras que el ritmo de depreciación anualizado se ubica por debajo del 20%.

De esta manera, parece interrumpirse la racha en la que el mercado especulaba con una devaluación en línea con la que proyectaba Guzmán del 25% y que llevó a las tasas implícitas desde niveles de 60% a comienzo de año, hasta los mínimos de la semana pasada de 30%.

Al respecto, Alejandro Kowalczuk, director de Asset Management de Argenfunds, advirtió: “Si el parate económico por la pandemia es mayor al esperado, también habrá menores niveles de recaudación y eventuales mayores gastos. Es decir, el déficit se podría ubicar por sobre el presupuestado y se necesitaría de una mayor emisión monetaria a la inicialmente prevista”.

“De esta manera, muchos inversores podrían comenzar a buscar cobertura antes de lo previsto aprovechando las tasas de cobertura baja y rendimiento de los instrumentos dólar linked. Quien tenía pensado buscar una cobertura cambiaria más cerca de las elecciones, se podría adelantar y comenzar a cubrirse hoy”, explicó el director de Asset Management de Argenfunds.

Si bien hay un aumento en las tasas de devaluación implícita en Rofex, por ahora no se puede hablar de un cambio de tendencia ya que dicho incremento luce marginal respecto de la caída observada desde comienzo de año. De todos modos, no deja de ser un llamado de atención. Y podría representar también un límite en el piso de expectativas de devaluación para el mercado.

Juan Manuel Franco, economista de Grupo SBS, afirmó que el mercado tomó en serio las proyecciones devaluatorias de Guzmán y el equipo económico, gracias al mayor poder de fuego que aporta el contexto externo al país.

Todo ello se evidenció en una caída en los precios de los futuros de dólar y de los bonos dólar linked. A su vez, el economista explica que si bien hay un rebote en las tasas, por ahora no hay indicios de que dicho proceso de expectativa de menor devaluación haya cambiado.

“Si bien las tasas implícitas en los futuros aumentaron en las últimas ruedas, el sentimiento no pareciera haber cambiado por el momento. Así, parte del aumento de las tasas implícitas viene por el lado de inversores que consideran atractiva la cobertura vía futuros a los precios. Por ahora el mercado sigue esperando una tasa de devaluación menor que hace meses atrás aunque consolidar estas expectativas dependerá de una administración fiscal apropiada que reduzca las necesidades de financiamiento monetario hacia adelante”, dijo.

EXPECTATIVA POR EL DATO DE INFLACIÓN

El problema que señalan los analistas es que se dio una inconsistencia dado que el mercado le creyó a Guzmán en cuanto a la meta de devaluación pero no respecto del objetivo trazado para la inflación, ya que la demanda de deuda CER se mantuvo.

Los analistas de Quinquela Fondos recordaron que cuando el Banco Central (BCRA) definió su nueva estrategia cambiaria, el mercado adaptó sus expectativas. Sin embargo, lo hizo pensando en un escenario en el que el tipo de cambio actúe como ancla nominal para bajar la inflación.

Pero desde Quinquela alertaron que si ese proceso no se da, se pueden reflotar las expectativas de devaluación y ello impactará en la curva Rofex.

“Si la inflación sigue alta y se atrasa el tipo de cambio real, es decir que se pierde competitividad cambiaria, ese proceso de anclaje nominal puede generar un aumento de las expectativas de devaluación”, dijeron.

Según datos de Buenos Aires Valores (BAVSA), en los últimos 30 días corridos el tipo de cambio oficial aumentó en promedio 1,9%, equivalente a una TEA de 24,85%. Durante Abril se profundiza la tendencia observada en el mes pasado, proyectando un 1,6% mensual.

Alejandro Kowalczuk cree que no luce razonable pensar en un alejamiento importante entre inflación y devaluación oficial. “Resulta difícil pensar en una inflación del 40% al 45% y un tipo de cambio que se aleje mucho de esos niveles”, expresó.

“Más de 10% de diferencia entre uno y otro ya me hace ruido y sumaria más problemas al frente cambiario respecto de los que ya existen. De esta manera, si intentan mantener el tipo de cambio como ancla cambiaria y la inflación sigue su curso, necesariamente alguna aceleración de ajuste en el tipo de cambio va a tener que haber y el escenario base es que sea hacia fines de año o comienzos del siguiente”, dijo el director de Asset Management de Argenfunds.

Dada la actualidad de tasas de devaluación esperada en el mercado y la calma cambiaria, la atención en el corto plazo se centrará en el dato de inflación de marzo, que se conocerá este jueves, ya que si la misma se mantiene alta podría implicar un contexto de atraso cambiario y mayor probabilidad de devaluación futura. Eso explica el cambio en el mercado de futuros.

“Si está, como se especula, en torno a 4% o superior, empezarán a surgir dudas sobre la efectividad del menor ritmo de depreciación del tipo de cambio. Según nuestro análisis, la inercia inflacionaria era muy fuerte y puede tardar algunas semanas más en bajar el ritmo inflacionario, pero sin dudas un dato de inflación de marzo superior al 4% sería una mala noticia”, alertaron desde Quinquela Fondos.

Futuros del dólar y oportunidades

Dado el actual contexto, y el abaratamiento de la deuda dólar linked, así como el de la cobertura en Rofex, inversores comienzan a ponderar la posibilidad de buscar cobertura cambiaria incluso antes de las elecciones de medio término.

“Si el atraso cambiario se mantiene durante todo el proceso electoral, es posible que la toma de decisiones de cobertura vaya en aumento. Esto implica que los inversores retomen posiciones en dólar linked o en coberturas a través de sintéticos”, dijeron los analistas de Quinquela Fondos.