Si bien sobre el cierre de la semana pasada los contratos a fin de año ya habían atravesado esa barrera psicológica, la suba de ayer afianzó el ascenso y el dólar a diciembre se calcula arriba de los $ 18.

Acoplado a la escalada que viene mostrando el tipo de cambio en el mercado de contado, el dólar futuro se consolidó ayer por encima de los $ 18 en los contratos de fin de año. En Rofex, el valor del dólar a diciembre se negoció en $ 18,305 mientras que en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) terminó en $ 18,335.

Si bien sobre el cierre de la semana pasada el contrato a diciembre ya había atravesado la barrera psicológica, la suba de ayer afianzó el ascenso por sobre los $ 18. De hecho, incluso los contratos a noviembre se pactaron a $ 18,075 en Rosario y a $ 18,088 en el mercado donde operan los bancos.

De todas formas, hay que destacar que las tasas implícitas están bajas si se las compara con instrumentos en pesos, un punto en el que se enfocó el gerente de desarrollo de Rofex, Marcelo Comisso: “Toda la curva de futuros terminó con una tasa algo barata; quedaron bastante desarbitrados. A fin de año es de 17% cuando en pesos la tasa más larga está arriba de 22%. A priori, está algo desarbitrado”. Asimismo, el experto remarcó: “Hoy. básicamente los futuros no traccionan expectativas, sino que hay un arbitraje de tasa de interés”.

 

El peso viene perdiendo terreno contra el dólar desde mediados de mayo, cuando el real se desplomó producto de un nuevo escándalo de corrupción en Brasil en el que quedó enredado el presidente Michel Temer.

Tomando en cuenta los movimientos en MAE, el 17 de mayo el contrato de diciembre valía $ 17,585, sin embargo, el 18 de mayo, ya con el escándalo brasileño incluido en precios, el futuro se acercó a $ 18: cerró a $ 17,99. Ruedas después llegó a $ 18 pero fue cediendo a medida que Temer lograba esquivar la crisis y permanecer en su cargo. En aquel momento la tasa implícita era de poco más de 20% anual.

Luego, el 20 de junio se conoció la exclusión del mercado argentino en el índice de emergentes MSCI, y el tipo de cambio volvió a recalentarse. A esta noticia hay que sumarle que los exportadores recortaron las ofertas, esperaron por fuera del mercado, de manera que el dólar se fue encareciendo de la mano de la demanda.

Para los operadores y corredores de la City, los agrodólares deberían aparecer y así, el tipo de cambio debería retroceder. “Te diría que todo el mercado espera un achique, pero no llega”, resumió el operador y apoderado de Oubiña Cambios, Claudio García. Desde otra mesa de dinero, un corredor que pidió no ser nombrado añadió: “Los exportadores deberían aparecer; me parece que están liquidando lo justo y necesario. Creo que están esperando que suba la soja”. Es que en Chicago, la soja cerró arriba, en u$s 354,5, aunque muy lejos de los u$s 432,4 de junio de 2016.

En cuanto al volumen, ayer se operaron u$s 374 millones en Rofex y tan solo u$s 26 millones en MAE. Al igual que en ruedas anteriores, el monto operado en estos mercados acompañó el nivel de negocios del spot.

Ayer el 42% fue el “roll-over” de julio ($ 17,06) a agosto ($ 17,315), con una tasa implícita de 17,60%. “Los precios de los plazos fueron aumentando en 21 centavos hasta diciembre”, detalló Fernando Izzo en su informe diario de ABC Mercado de Cambios.