Vienres 28 : el dólar recalentado en la city escaló 15 centavos y en la semana avanzó 2%. Superó su máximo histórico. En algunos bancos privados llegó a venderse al público a un máximo de $18,15. El mayorista trepó un nivel similar. Entidades oficiales y BCRA intervinieron después que superó los $17,80 para pararlo. Volumen récord

La previa a las elecciones está “recalentando” el clima político y económico más de lo esperado por el Gobierno y varios analistas, en especial si se mira lo que ocurre con el dólar en los últimos días.

El mercado cambiario finalizó el viernes con una clara posición compradora, como en los últimos días de la semana, y tocó un nuevo precio máximo histórico, para ya alcanzar en todo el mes una suba de alrededor del 7%.

La nota destacada del día fue que además de la banca pública, también el Banco Central vendió en el mercado de cambios unos u$s305 millones. Una participación activa en la plaza que no ejercía la autoridad monetaria desde el pasado 17 de mayo, cuando durante 11 ruedas seguidas compró divisas (a razón de u$s100 millones diarios).

Pero el último registro de ventas importantes de dólares del BCRA data del 30 de junio de 2016, cuando se desprendió de u$s532 millones.

A diferencia de lo ocurrido el jueves, cuando no hubo intervención oficial, ahora sí, según operadores consultados por iProfesional, los bancos públicos estuvieron operando para “marcar la cancha”, pero sólo salieron a vender cerca del final de la jornada, cuando el billete mayorista superó los $17,80.

“El Banco Provincia encabezó la oferta, con alrededor de u$s200 millones, con la firme intención de hacer un ‘tapón’ para que no sobrepase los $17,80, no para bajarlo de ese valor”, indicó una fuente a este medio.

Según aclararon a iProfesional desde el Banco Central, el organismo madre fue el encargado de proveer los u$s305 millones a las entidades públicas (Provincia y Nación), y éstas luego las volcaron a la plaza.

Esta especie de “triangulación” se lee como un comportamiento de la entidad conducida por Federico Sturzenegger, para que no quede “al descubierto” en la plaza que estuvo interviniendo para regular el valor de la moneda estadounidense.

Respecto a la sensación térmica de la City, completó un operador: “No hay dólares en la plaza, los agroexportadores no aparecen, por eso las empresas y bancos pagan cualquier precio y sigue subiendo sin pausa. El objetivo es no salir perdiendo al pagar más al otro día y quedar sin cobertura en moneda estadounidense”.

Todo este accionar indicó otro condimento: la fuerte demanda generó que en la jornada se negocie un volumen total récord de u$s778 millones, un 58% más que en la rueda previa, y la mayor cifra operada en la City desde el pasado 16 de mayo.

En este clima, el dólar minorista se disparó 15 centavos este viernes a $18,01 promedio en bancos de la city porteña, de acuerdo a la encuesta que efectúa habitualmente el Banco Central. En toda la semana esta divisa aumentó 2%, y en el mes acumula una suba de 6,7%.

Incluso, en algunos bancos privados llegó a venderse al público a un máximo de $18,15 (ICBC). En cambio, en los valores más bajos se llegó a vender a $17,90 (Macro).

En el Banco Nación, las cotizaciones al público también subieron 14 centavos, a $17,59 para la compra y $17,99 para la venta.
En tanto, en el circuito marginal, el blue se negoció con un incremento de un centavo a $18,43, por lo que la brecha con el promedio oficial fue de 42 centavos, o 2,3%.

Por su parte, el dólar mayorista cotizó 15 centavos por encima del cierre del jueves, que había sido de $17,65, para ubicarse en los $17,80. En toda la semana avanzó 39 centavos y en el mes ya acumula $1,17, o 7%, de alza.

“Este desequilibrio entre oferta y demanda del dólar contra el peso es producto de la demanda de bancos, empresa e inversores, para cambiar de portfolio de pesos a otros activos dolarizados, y muchos también especulando y atesorando por un tiempo, hasta que intervenga el BCRA para equilibrar el mercado”, resumió Fernando Izzo, operador de ABC Cambios.

La exportación cerealera sólo está liquidando lo estrictamente necesario, para sus negocios financieros y están en un promedio diario de u$s83 millones.

Más allá de este nerviosismo, desde el Gobierno, funcionarios del Ministerio de Hacienda y del Banco Central mantienen su postura en afirmar que no les preocupa la volatilidad actual del tipo de cambio. Y afirman que sólo si se llegasen a presentar situaciones especiales, y sin fundamentos razonables en el sistema cambiario, estaría la posibilidad de realizar intervenciones directas del BCRA para equilibrar el mercado.

En cuanto a los motivos que dan lugar a esta nueva suba, los analistas coinciden en que el factor clave es la “incertidumbre”. Sobre todo en pleno período pre electoral, en el que está jugando fuerte la sombra de la figura de Cristina Kirchner y los representantes de la gestión anterior.

Un claro ejemplo de ello fue la sesión en el Congreso de esta semana en la que el ex funcionario Julio De Vido, con causas judiciales que lo comprometen de haber participado de hechos de corrupción durante su gestión, logró apoyo para mantener sus fueros e inmunidad política. De hecho, desde ese momento (miércoles) hasta este viernes, el billete verde subió más de 25 centavos.

En este contexto, Claudio Zuchovicki sostuvo que “da la sensación que a este nivel de precios uno se va a encontrar con más vendedores con compradores” pero consideró que “la incertidumbre es algo muy complicado y esta suba del dólar tiene que ver con eso”.

Por su parte, desde Puente consideraron que “con las elecciones legislativas por delante, luce adecuado mantener una porción relevante de las carteras dolarizadas”.

En tanto, Gustavo Quintana de PR Corredores de Cambio, consideró que “la proximidad del fin de mes puede comenzar a influir en el engrosamiento de la demanda por el cierre de posiciones que vencen el lunes próximo”.

Y agregó: “De esta manera, se estaría alimentando una corriente compradora que ya se instaló con fuerza en el mercado, justificando un avance inesperado de la moneda norteamericana que contrasta notablemente con el desarrollo sin relieve exhibido en el primer semestre del año”.

Por el lado del analista Salvador Distefano, completó la situación: “En este escenario el Banco Central inyecta un alto grado de incertidumbre, ya que no interviene en el mercado cambiario, pero sí lo hace en el mercado monetario fijando la tasa de interés”.

Con esto se refiere a que la rentabilidad de las Lebac de corto plazo se ubica en el 26,50% anual, y la referencia de Política Monetaria se mantuvo esta semana en 26,25%, nivel que ostenta desde el pasado 11 de abril.

Finalmente, en la Bolsa de Comercio, el contado con liquidación, el tipo de cambio implícito en la compra y venta de acciones argentinas que cotizan en Buenos Aires y en el exterior, se pactó a $17,86 para la venta, lo que implica una escalada de 36 centavos respecto a la rueda previa.

En la previa de fin de mes, también hubo coberturas notorias en el mercado de futuros del dólar (NDF) del Rofex, se operó el volumen más elevado de julio al registrarse 673 millones. El 80% se efectó en “roll-over” para el corriente a $17,87 hasta agosto a $18,22, con una tasa implícita de 23,40% anual. Todos los plazos subieron 17 centavos acompañando el alza del valor del “spot”.

El período más extenso negociado fue octubre a $18,86, ya que diciembre fue muy poco operado a precio implícito de $19,50. Lo que está marcando que los inversores están convalidando a la fecha que en todo 2017 habrá una devaluación de 22,8%, un nivel que superaría levemente a la inflación, estimada en torno al 22%, según los economistas. Y superior al 17% proyectado por el Banco Central.

En esta sintonía, de acuerdo a las proyecciones de los economistas heterodoxos Alejandro Robba y Emiliano Colombo, en un análisis sobre las tensiones que generará la devaluación de la moneda nacional en el escenario económico hasta fin de año, la suba del precio del dólar respecto del peso argentino en las últimas semanas le agregará un punto porcentual extra a la inflación.

Estos especialistas aseguran que “la reciente suba del dólar impactará de lleno en la inflación”.