La cotización del euro comenzó el pasado jueves un contundente rally alcista contra el dólar el calor de las noticias que trascendían en la rueda de prensa de Mario Draghi. Aún cuando el BCE anunció nuevas y más cuantiosas inyecciones de liquidez, el banquero italiano reiteró que los tipos se mantendrán muy bajos durante un largo período de tiempo. El euro recuperó la totalidad de sus pérdidas después de que Draghi sugiriera que no anticipaba nuevos recortes de tipos de interés. Y a medida que el euro se recuperaba, el billete verde perdía terreno de forma paralela.

Ahora, desde el filo las 1,11 unidades, el par euro/dólar encara otra semana de emociones intensas en la que se espera que la FED estadounidense mueva ficha y ofrezca pistas sobre la orientación de su política monetaria. También se esperan reuniones de los bancos centrales de Suiza, Japón o Reino Unido. Los expertos no esperan que la FED anuncie un incremento de los tipos en esta reunión, pero tampoco vaticinan que abandone su idea de subirlos este año al menos un par de veces, sobre todo tras el rally de las últimas sesiones y la estabilización de los precios del petróleo.

“No esperen una FED hawkish”, argumentan los expertos de BNP Paribas para ilustrar la idea de que no hay que esperar sorpresas en la línea de endurecer la política monetaria. Estos expertos esperan que se debilite el par euro/dólar y vaticinan un nivel de 1,14 unidades para finales de marzo.

Desde el punto de vista técnico, los analistas de TheStreet.com destacan el rebote que marcó el par desde el soporte de las 1,0820 unidades, superando con facilidad la resistencia en 1,1050 dólares. En su opinión, hay potencial para alcanzar la próxima resistencia en 1,1360 unidades. Entre las zonas de 1,1080 y 1,1050 dólares hay un fuerte soporte, y si el precio bajase hasta esos niveles, sugieren buscar señales de entrada larga