El euro en alza ha remontado casi un 3% frente al billete verde y se sitúa a las puertas de romper los 1,083 dólares.

A raíz de la victoria de Donald Trump en las elecciones de Estados Unidos, las especulaciones sobre una posible paridad entre el euro y el dólar volvieron al mercado, con la moneda única llegando a perforar los 1,04 dólares.

La situación ha cambiado notablemente en el mes de marzo -con Le Pen perdiendo fuelle en las encuestas, la amenaza del populismo en Países Bajos neutralizada y la expectativa de un alza de tipos en la eurozona mucho antes de lo previsto anteriormente- el euro en alza ha remontado casi un 3% frente al billete verde y se sitúa a las puertas de romper los 1,083 dólares.

En caso de batir ese nivel, se produciría “un amplio patrón de giro alcista que plantearía la conclusión de la tendencia bajista de medio plazo, abriéndose un potencial alcista para el euro dólar en los próximos meses hasta el 1,13”, explica Joan Cabrero, director de Estrategia de Ecotrader. Desde los niveles actuales, alcanzar esa cota supondría una subida del 4,5%.

El último espaldarazo para el euro llegó de la mano del debate del lunes en Francia, en el que Emmanuel Macron salió como claro vencedor. La divisa común celebró una nueva merma en las posibilidades de Le Pen de cara a la segunda vuelta de las elecciones en Francia -que se celebrará el 7 de mayo- con una subida que llegó a alcanzar el 0,74% frente al dólar.

Las expectativas

De aquí a fin de año, el consenso de mercado recogido por Bloomberg no cree que el euro pueda tener recorrido y esperan que cierre el cuarto trimestre del año en los 1,06 dólares, ligeramente por debajo del nivel actual. Aún así, algunos expertos sí que creen que el potencial del euro podría no haberse agotado. “A pesar de que el euro se ha apreciado hasta los 1,08 dólares, Europa comienza a ofrecer un potencial más prometedor por la aceleración del crecimiento y porque los principales riesgos políticos van perdiendo relevancia”, explican en Bankinter.

Uno de los pilares que ha sostenido la escalada del euro frente a la divisa norteamericana ha sido la expectativa de que los tipos de interés se eleven en la eurozona mucho más pronto de lo previsto hace solo unos meses: el mercado descuenta que Draghi podría mover el precio del dinero a finales de este mismo año o a principios de 2018. La casa de análisis más optimista con el euro es Monex Europa, que espera que el cruce acabe en los 1,2 dólares el año. Entre los grandes bancos Nomura es el que estima un potencial mayor: hasta los 1,15.

“La recuperación de la economía de la eurozona incrementa las expectativas de una normalización de la política monetaria por parte del Banco Central Europeo. Nuestros economistas esperan que comience a hablar de tapering [disminución paulatina de las compras de activos] en septiembre y que a principios del próximo año comience”, explican en el banco japonés.

“La retirada de estímulos debe ser un tema importante en el mercado de divisas después de las elecciones en Francia y esperamos que la disminución del riesgo político y los pasos hacia la normalización monetaria fortalezcan el euro durante la segunda mitad del año”, concluyen en Nomura.

De acuerdo con los mercados de apuestas, las posibilidades de una victoria de Marine Le Pen se elevaron hasta el 35% en su punto máximos y desde ese nivel han retrocedido fuertemente, hasta el 26%. Una vez superados los comicios en Francia un resultado positivo podría permitir al BCE un tono más agresivo que el que ha mantenido hasta ahora. La posibilidad de la paridad queda muy lejos para los analistas: esperan que en 2018 cada euro se intercambie por 1,10 dólares.