En el mercado de los futuros del Rofex se preven suba del 14% hasta diciembre en el valor del dólar

La divisa ya subió 3% en la última semana, a nivel minorista, y un 14% desde el mínimo que marcó en abril. El viernes volvieron a aumentar las reservas por una reciente colocación en euros de la Provincia.

El movimiento que empezó a mostrar el tipo de cambio en los últimos días no pone nerviosos por ahora a los operadores del mercado. Pero los obliga, de a poco, a afinar sus pronósticos. En las mesas consideran que la volatilidad que refleja la divisa está vinculada a la dolarización de carteras que suele darse en las semanas previas a las elecciones. Pero que aún hay razones significativas para prever aún una amplia oferta de billetes en la plaza local, que contenga el valor del tipo de cambio, como la reciente colocación de deuda de la petrolera YPF.

El dólar quedó el último viernes en los $17,66, en el mercado minorista. De acuerdo con la plaza de futuros del Rofex, los inversores prevén que a fin de año el valor del dólar quedará en los $19,10. Y que dentro de los próximos doce meses trepará a los $20,75. El retorno que dejaría a quienes se vieran tentados a apostar por la dolarización estaría muy cercano al de las Lebac y se ubicaría de esta manera cercano al 2% mensual.

El tipo de cambio nominal subió otro 3% en la última semana, hasta ubicarse en los $17,66, con lo que ya acumula un aumento de 14% desde su mínimo de mediados de abril. El viernes, las reservas del Banco Central aumentaron u$s 411 millones y finalizaron la rueda en u$s48.113 millones, por las divisas que ingresaron a partir de la colocación de un bono en euros de la provincia de Buenos Aires. “El ajuste es por demás bienvenido para corregir el retraso cambiario que agobia a los productores locales de bienes transables”, consideró el economista Federico Muñoz, de la consultora que lleva su nombre. “De todos modos, se avecinan semanas de ansiedad en las que todos (y especialmente, el BCRA), estaremos expectantes al ritmo del pass through de esta depreciación del Peso a los precios domésticos”, completó.

Mientras tanto, en el Gobierno advierten que no hay motivos para preocuparse. Ayer fue el turno del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien salió a decir que la suba del dólar aún no se trasladó a los precios y que el Banco Central “impedirá que haya zozobras”. Con todo, algunas consultoras ya advierten que el fenómeno del traspaso a precios ya comenzó a detectarse esta semana.

El menor avance del dólar, que hoy tranquiliza a una parte del mercado,se convierte a la vez en una preocupación para los sectores exportadores, hoy visiblemente afectados por los altos costos en dólares. En el estudio de Federico Muñoz & Asociados citaron el relevamiento de “The Conference Board”, al último dato disponible (2015): de acuerdo con éste, el costo laboral en la industria argentina duplicaba al brasileño, triplicaba al mexicano y prácticamente equiparaba al de Corea del Sur o Israel; dos economías con niveles de productividad mucho más altos que el nuestro. “Estimamos que en 2016 el costo laboral en dólares en Argentina se debe haber reducido en cerca de 20%, licuado por la devaluación. Aún así, la mano de obra nacional sigue siendo muy cara para los parámetros internacionales, dada su productividad relativamente baja”, comentó el economista.