El número de billetes de euro falsos retirados de la circulación en el primer semestre de 2017 alcanzó los 331.000, lo que supone un descenso del 6,2% en comparación con la segunda mitad del año pasado. Sin embargo, se mantiene en línea con el dato correspondiente al mismo periodo de 2016, según ha informado el Banco Central Europeo (BCE).

Entre enero y junio de 2017, los billetes falsificados de 50 euros representaron el 47,6% del total de retiradas, mientras los de 20 euros equivalieron al 36,9% de los billetes retirados. Por su parte, los billetes falsificados de 100 euros fueron el 9%, los de 10 euros el 2,4%, los de 200 euros el 1,6% y los de 500 euros el 1,5%, mientras los billetes de 5 euros representaron el 1% de los retirados.

Países

Del total de billetes falsificados retirados, el 96,7% se encontraba en países de la zona del euro, mientras en los miembros de la UE no pertenecientes a la zona del euro este porcentaje fue de alrededor del 2,3% y en otros lugares del mundo, del 1%.

El BCE subraya que la probabilidad de recibir un billete falso “es muy remota”, ya que el número de falsificaciones “sigue siendo muy bajo” en comparación con el de billetes auténticos en circulación, cuyo número ha crecido ininterrumpidamente a ritmos superiores al del crecimiento del PIB desde la introducción del euro.

De hecho, durante 2016, el número y el valor de los billetes en circulación aumentó en torno a un 7% y un 3,9%, respectivamente, superando los 20.000 millones, con un importe total de más de 1,1 billones de euros.

El BCE recomienda cerciorarse de la autenticidad de los billetes utilizando el método “toque, mire y gire”, así como comparando directamente aquel billete sospechoso con uno que sepa que es auténtico. “Si su sospecha se confirma, diríjase a la policía o, en los casos en que la práctica nacional lo permita, al banco central nacional correspondiente o a su banco”, explica la institución.