La iniciativa presentada por su presidente, Federico Sturzenegger, busca liberar y normalizar las operaciones en ese mercado. Esta medida podría beneficiar a las cuevas flexibilizando las normativas para la compra y venta de dólares . Dos funcionarios se oponen

El tema generó una tensa pelea en el debate en comisión que se hizo previamente, que no quedó saldada entre los protagonistas. Y que forzó al propio Sturzenegger a postergar el tratamiento hasta el jueves próximo para estudiar más en profundidad algunos artículos de la nueva normativa.
Los más enfáticos en oponerse fueron Pablo Curat, el director que responde a Alfonso Prat Gay (y el único miembro de ese staff que logró ubicar allí el ministro de Hacienda y Finanzas en diciembre pasado); y Pedro Biscay, el hombre nombrado por Axel Kicillof que tiene mandato hasta 2019.
Los dos funcionarios llegaron a acusar a Sturzenegger de excederse con la flexibilización de las normas cambiarias y de habilitar con esto a muchas “cuevas” financieras a operar en el mercado.
El resto de la mesa está conformada por gente que pertenece al riñon de Sturzenegger: Lucas Llach (vicepresidente); Mariano Flores Vidal (gerente general); Horacio Liendo (n), Francisco Gismondi, Demian Reidel y Fabián Zampone.
Pero, también entre algunos de ellos, los argumentos de Curat y Biscay fueron considerados “razonables” y la mayoría entendió que la norma todavía no estaba lista para salir.
El presidente del BCRA está convencido de que en la Argentina se ve inncesariamente al dólar como algo prohibido y restringido para pocos. Y que el proceso para terminar con los últimos resabios del cepo cambiario debería incluir la normalización de todas las transacciones.
“La habilitación para comprar y vender dólares debería ser similar a la que se impone hoy para una juguetería”, ejemplificó en esas reuniones. Su idea es, por ejemplo, hacer más extensos los horarios de las casas de cambio, reducir las exigencias y eliminar barreras de acceso con el fin de que haya un traspaso del mercado informal hacia el formal.

 

Una medida que beneficiaria a las cuevas cambiarias ?
Algunas fuentes consultadas por Ambito, se animaron a atribuir el enfrentamiento a la difícil relación que mantienen desde hace tiempo Sturzenegger y Prat Gay. En estos días, los funcionarios del ministerio de Hacienda volvieron a trasmitir a empresarios el disgusto que les generó la decisión del jefe del BCRA de haber mantenido “congeladas” durante cinco semanas las tasas de interés de referencia de la economía (en 26,75% anual).
Pero las diferencias se extienden más allá de la visión que tienen sobre las tasas y el tipo de cambio. Y resulta sugestivo, para algunos, que entre quienes hoy se oponen con mayor fuerza a la medida cambiaria esté, precisamente, el hombre que dentro del directorio debe su cargo a Prat Gay. Vestigios de una peligrosa pelea, que se filtran en los pasillos y ya visitan los despachos del propio Sturzenegger.