Los valores vigentes en los primeros días de mayo estaban calculados en base a un tipo de cambio de $20,50 de fines de abril. A partor de la suba del dólar que cerró ayer $22,33. Dicen que si no corrigen, pierden plata.

Días agitados se viven en el sector automotor. La suba del dólar de la semana pasada, que dejó ayer a la divisa casi dos pesos más que a fines de abril, provocó un cimbronazo en el mercado. Es que el valor de la moneda extranjera es clave. Por un lado, impacta directamente en los autos importados que se venden en el país y que representan 70% del total. Pero también afecta a los producidos localmente ya que más del 70% de las autopartes llegan del exterior

Este salto de la cotización, sorprendió a las automotrices y provocó un hecho insólito: los 0 km aumentarán de precio dos veces este mes. Las primeras listas de precios de mayo comenzaron a regir hace una semana, con subas promedio de entre 2% y 3,5%, pero los valores estaban calculados con un dólar a $20,50. Como después saltó el tipo de cambio, muchas marcas enviarán entre hoy y mañana un reajuste para acomodarse a la nueva cotización de la divisa estadounidense.

“Mañana (por hoy) estaremos mandando una corrección a la lista vigente” señalaron desde una automotriz. La respuesta se repitió en otras tres terminales. Incluso en una entrevista con Ámbito Financiero, el CEO del Mercosur de General Motors, Carlos Zanlenga, no descartó que su empresa aumentara otra vez los precios este mes (ver aparte).

El argumento que esgrimen las terminales – que son a su vez las que más importan-es que si no acompañan la marcha del tipo de cambio, trabajan sin rentabilidad.

Hay un dato para tener en cuenta. En todo el 2016 y el 2017, los precios de los 0 km subieron menos que el dólar. Esto se debió a la fuerte competencia que se desató entre las marcas una vez normalizado el mercado tras las restricciones a las importaciones de los últimos años del kirchnerismo. Al aumentar la oferta, las empresas lanzaron fuertes bonificaciones y limitaron los aumentos. Después de todo ese período con baja rentabilidad, más la suba del dólar desde diciembre, los precios ahora están acompañando la evolución del tipo de cambio.

El jueves de la semana pasada, cuando el dólar alcanzó un récord, desde algunas marcas se decidió suspender las operaciones. Durante el fin de semana se reanudaron pero aclarando a los clientes que el precio final podía modificarse. En otros casos, se hicieron con un incremento estimativo a la espera del valor final. También desde una agencia explicaron que ahora empezará una disputa con las fábricas para negociar el valor de reposición. Las empresas prefieren cubrirse aumentando al ritmo del dólar y, en caso de perder demanda, ofrecer bonificaciones en casos puntuales según las necesidades.

La práctica del doble aumento en un mes no es habitual. Incluso sorprende a algunos ejecutivos extranjeros de algunas terminales. Un alto directivo que se radicó en el país hace unos meses, se sorprendió cuando su presidente dio la orden de reajustar las listas.- ¿Vamos a aumentar los precios dos veces en el mismo mes? ¿Se puede hacer eso? preguntó sorprendido.

– Esto es Argentina – respondió su superior.