La compra de dólares en bancos duplicó el nivel de abril pasado y, en lo que va del año, se llevaron de las entidades u$s16.000 millones. La fuga alcanzó una marca histórica para un mes y supera al momento previo al “cepo”.

De todas formas, creen que podría aflojar por efecto del acuerdo con el FMI

El mes pasado, cuando las presiones financieras generaron una brutal corrida contra el peso y los activos nominados en esa moneda, se incrementó la compra de dólares por parte del público en los bancos.

Según la estadística oficial del Banco Central, en términos brutos, la adquisición de billetes de residentes totalizaron u$s5.003 millones y fueron realizadas por 1.080.000 clientes, cantidad que representó un aumento de 250.000 respecto a lo observado en abril.

En comparación contra el mes anterior, se duplicó el monto adquirido por los clientes en los bancos argentinos.

El monto observado durante mayo es récord absoluto y supera al máximo anterior de diciembre del año pasado, cuando los particulares habían comprado u$s3.900 millones.

Es más, supera a lo peor de la era kirchnerista, cuando se fugaban u$s3.500 millones mensuales hacia finales de 2011, una situación que derivó en la instauración del “cepo” cambiario.

En lo que va del año, la compra de billetes verdes por parte del público asciende a la friolera de u$s16.030 millones, poco menos de la mitad del monto total adquirido durante todo el año pasado y ya muy cerca de los u$s19.600 millones de todo el 2016.

Un dato no menor es que, tomando el resultado neto, o sea entre lo que compraron y lo que vendieron en el mercado, hubo ventas por alrededor de u$s3.500 millones tan solo en mayo.

El monto, vaya paradoja, es el mismo que lo que el mercado estima que ingresará al país para invertir en acciones luego del ascenso a mercado emergente.

ver Argentina regresa a ser mercado emergente

O sea, en un mes ya se gastaron los dólares que supuestamente van a entrar por el ascenso del MSCI.

De todas formas, cierta estabilidad cambiaria luego de que Luis Caputo tomara control del BCRA podría derivar en que el dato de junio no sea tan malo, si bien hay un nivel crónico de compra de dólares de u$s2.500 millones difícil de quebrar.