Macri generó la polémica al prometer el fin de la controvertida medida en diciembre si es elegido presidente en octubre. “Hay que hacerlo dentro de un programa”, advierten

El aspirante presidencial del PRO y jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, generó mucha polémica ayer al prometer que si gana las elecciones de octubre próximo no habrá más cepo cambiario para la compraventa de dólares. Más allá de las respuestas de otros candidatos a suceder a Cristina Fernández de Kirchner, para los economistas, salir del cepo no será fácil y mientras hay discrepancias respecto a conveniencia de hacerlo rápido o de manera gradual la mayoría coincide en que hay que hacerlo.

Desde las filas del Frente Renovador que lidera el candidato a presidente Sergio Massa, el economista Ricardo Delgado, aseguró a este diario que “se puede salir del cepo y hay que hacerlo” pero puso reparos en cuánto al tiempo establecido por Macri para hacerlo porque para poder eliminarlo es necesario una mayor entrada de dólares.

“Macri dobló la apuesta de los 100 días de Massa pero hay mucho marketing” arremetió uno de los economistas de referencia del Frente Renovador. “Si los dólares no están no se puede abrir de la noche a la mañana. Hacen falta entre u$s 10.000 y u$s 15.000 millones adicionales a las reservas del Banco Central para poder hacerlo. Habría que preguntarle a los economistas de Macri si tienen un programa tan de shock”, agregó.

Para Fausto Spotorno, economista del Centro de Estudios Orlando Ferreres y Asociados, “hay que salir rápido del cepo porque perjudica la actividad económica, se pierden inversiones y puestos de trabajo”.

“Si no lo hacés rápido, después no te cree nadie pero sacarlo implica tener ciertos cuidados, dentro de un plan integral, tratando al mismo tiempo que entren divisas con una idea consistente de confianza”, especificó.

Dentro del equipo económico de Macri, consideran que es importante salir del cepo rápido y ayer el mismo jefe de Gobierno dio indicios de cómo lo hará al asegurar que dejará flotar al tipo de cambio “como corresponde”.

“Yo dejo que la gente compre y venda dólares porque van a sobrar dólares en la Argentina de diciembre en adelante. (Si soy presidente) vamos a restablecer la confianza porque, con confianza, vienen las inversiones, vienen las fábricas”, manifestó.

“Vamos a tener que sostener el tipo de cambio porque van a venir tantos recursos que va a pasar lo que pasa en Brasil que el tipo de cambio tendió a apreciarse”, aseguró. “Vamos a intentar un punto de equilibrio para no perjudicar el empleo ni el desarrollo de nuevas inversiones, pero tampoco perjudicar al asalariado, en un sistema en el cual el dólar no va a ser el centro de nuestra sociedad”, concluyó.

En este sentido, para la directora del Estudio Bein Marina Dal Poggeto, “los controles de capitales hay que levantarlos porque es es necesario para acceder a los mercados de créditos y financiar el desarrollo económico” pero planteó dudas acerca de realizarlo el día después de las elecciones.

“Eliminar el cepo de una vez tiene costos. Requiere un overshooting cambiario o una tasa de interés muy alta”, dijo.