Tras varias ruedas en las que los inversores claramente buscaban hacerse de pesos, la demanda de divisas reapareció y los futuros de dólar parecen anticiparlo.

Después de que en las últimas semanas los movimientos del tipo de cambio no presentaron sorpresa, analistas anticipan que podría darse un cambio de tendencia y que la necesidad de pesos se termine.

En las primeras ruedas de diciembre, el dólar mayorista atravesó los $38, el viernes pasado se ubicó en $38,35 pero con el poder de la oferta logró que el mayorista casi cerrara debajo de $ 38.

El tipo de cambio terminó el viernes en $38,07, un saldo semanal positivo de 77 centavos. Los operadores reconocen que en la plaza porteña se perciben menos compradores de pesos.

Claudio García, operador de Oubiña Cambios, dijo al respecto: “Suele pasar que en las últimas dos semanas se acabe un poco la demanda, las empresas ya se ordenaron en ese sentido. Igual diciembre es un mes muy difícil de seguir, por un lado la necesidad de pesos y por el otro la salida de dólares por fin de año. En lo personal me parece que veremos un dólar para arriba sobre el cierre del mes, por lo que está pasando en futuros”.

Según Gustavo Quintana, históricamente la demanda de pesos termina a mitad de mes: “Veo que la demanda de pesos estacional está por terminar, para mí finaliza con la primera quincena del mes. Usualmente la segunda quincena presenta un mercado de cambios más comprador y con una reacción de los precios del dólar” y agrega que “en enero ya estamos en un año electoral y seguramente los factores políticos van a tener pleno impacto en la evolución del tipo de cambio. Por supuesto la cosecha fina promete buen nivel de ingresos, pero eso no significa caída de los precios”.

Diego Martínez Burzaco, director de MB Inversiones, sostuvo que “la dolarización de portafolios empezará temprano en 2019” y advirtió que “el tema será ver si hay oferta suficiente para evitar presión en la cotización, las cosechas fina y gruesa serán clave”. Además alertó que la coyuntura internacional condicionará al mercado de cambios: “Lo que decida la Fed esta semana también incidirá. Si da un discurso menos hawkish (una suba de la tasa de interés) daría aire a monedas emergentes como el peso argentino”.

La tasa de la Leliq quebró los 60% e incluso llegó al terreno de 58%. Una tasa alta permite invitar inversores, persuadir de no comprar dólares.

El director de Econviews, Miguel Zielonka, dijo: “La tasa de pesos depende de la demanda de Leliq. Mientras vengan bien los depósitos en pesos y no se recupere la demanda de crédito, los bancos seguirán con liquidez y le pondrán presión a la baja a la tasa. En cuanto al dólar, el mercado está bastante cerca del equilibrio; la balanza comercial está en equilibrio, turismo y atesoramiento bajaron mucho, no veo problemas en enero con el dólar”. Aunque cree que “más avanzado el año y en función de las encuestas, puede haber algo de presión sobre el tipo de cambio”.